Cómo montar una puerta: Una guía fácil

Cómo montar una puerta: Una guía fácil

A la hora de montar una puerta es importante seguir una serie de pautas para que al abrir y cerrar no tengamos problemas. Tomamos nota.

por en Decoración y bricolaje, Ocio, bricolaje casa, Consejos
Ultimo aggiornamento:

    Si somos un poco manitas, hay algunas reparaciones o elementos de la casa a sustituir que podemos hacer nosotros mismos. En este caso, se trata de montar una puerta. Lo primero que hay que tener claro es el lugar que ocupará la puerta en la casa y el uso al que se destinará. Generalmente, las puertas abren hacia dentro y hacia la derecha. Puede darse alguna excepción, como por ejemplo que se abra hacia fuera cuando las medidas de la habitación son muy reducidas. La mano hacia la que abren las puertas es fundamental a la hora de comprar las bisagras, herrajes, cerraduras, ya que las hay de mano derecha y de mano izquierda. La medida de estos herrajes dependerá del tamaño, peso y otras circunstancias de seguridad que exija la puerta.

    Antes de iniciar la colocación de la puerta, es muy importante tener a mano todas las herramientas y materiales que vamos a necesitar.

    A la hora de colocar la puerta en su cerco, hay que comprobar el ancho del marco en su parte posterior e inferior. La anchura de la puerta no puede exceder del espacio para su buen funcionamiento al abrir y cerrar. Comprobadas las medidas se coloca la puerta en el cerco acuñándola y haciendo los ajustes necesarios, la parte superior de la puerta al dintel, y en su parte inferior dejando holgura con el suelo.

    Ajustada la puerta en el marco, se señala (en la puerta y en el marco) con un lápiz el lugar de colocación de las bisagras. Para hacer esta operación, es mejor que la puerte esté colocada en forma de canto en el suelo. Se atornillan las bisagras a la puerta y se vuelve a colocar en el marco. Lo mejor es colocar inicialmente solo dos tornillos en cada bisagra por si fuera necesario algún pequeño ajuste. Fijadas las bisagras, retiramos la cuña y abrimos y cerramos la puerta, para comprobar si hay algún defecto. Después, colocaremos el resto de tornillos en las bisagras.

    En algunos casos, la puerta puede llevar cerradura, en ese caso hay que colocarla por la cara o por el canto.

    También te puede interesar: Cómo reciclar puertas viejas: muchas ideas DIY y descubre cómo reparar una cerradura: consejos.

    465

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Decoración y bricolajeOciobricolaje casaConsejos Última actualización: Jueves 02/06/2016 07:17
     
     
     
     
     
     
     
    Más populares