¿Cómo se lavan las zapatillas de deporte? Trucos imprescindibles

Te proponemos un sencillo paso a paso para que tus zapatillas deportivas vuelvan a estar como nuevas y se mantengan así más tiempo.

por , il

    ¿Tienes unas zapatillas deportivas algo descuidadas porque no sabes bien cómo lavarlas? No te preocupes, nosotros tenemos la solución. Hemos preparado un interesante paso a paso para que vuelvan a estar como nuevas sin demasiado esfuerzo. ¡Atenta!

    1. Deja que se aireen

    Cuando vuelvas de correr o del gimnasio, no debes olvidarte de ventilar tus zapatillas. Piensa que están expuestas al sudor constantemente y que pueden acumular malos olores. La humedad también puede hacer que acaben generando moho. Déjalas en el alfeizar de la ventana o en la terraza durante la noche.

    2. Adiós malos olores

    Si llevas mucho tiempo sin airearlas, quizá necesites desodorizarlas. ¡Es muy fácil y económico! Tan solo tienes que espolvorear un poco de bicarbonato en su interior y dejar que repose toda la noche. Por la mañana, retira el exceso de producto con un trozo de papel de cocina. Los malos olores habrán desaparecido del todo. ¡Ya puedes calzártelas de nuevo!

    3. Antes de lavarlas

    Lo mejor es que retires los restos de barro y tierra de las suelas. Puedes ayudarte de un palito si están metidos en las ranuras. Y si tienen algún roce o mancha, la frotes antes con una bayeta de microfibra humedecida. Si son de piel, solo podrás limpiarlas así, así que tendrás que esmerarte más. Recuerda que el trapo no puede estar muy mojado.

    4. Sin plantillas

    Si puedes, retira las plantillas y limpiarlas a parte. Verás que los bordes de la suela interior acumulan pelusa y otros restos. Retíralos con cuidado. Puedes lavarlas a mano o meterlas en la lavadora con la colada normal. Mira los mejores modelos de zapatillas de running.. Si corres, las plantillas son muy importantes para la salud de tus pies, así que cuidalas bien y cámbialas cuando estén gastadas.

    5. ¡A la lavadora!

    No tengas miedo porque, a no ser que sean de piel, saldrán como nuevas. Evita el agua caliente para que no encojan y utiliza un programa corto y una cantidad reducida de detergente así no hará tanta espuma y el aclarado será mucho más efectivo. Deja que se sequen completamente antes de volver a usarlas.

    6. Cordones relucientes

    Tienes que lavarlos también a parte para que queden completamente limpios. Frótalos con un cepillo y jabón neutro extendidos en el lavabo y tiéndelos. Si ves que las manchan no terminan de salir, siempre puedes comprarte unos nuevos. Te dará la oportunidad de jugar con los colores. Mira como evitar los trastornos de los pies más comunes.

    7. Cuidado diario

    Has conseguido devolverlas a su estado original, pero para que se mantengan impecables durante más tiempo debes prestarles algo de atención de vez en cuando. Ventílalas después de cada uso, y una vez a la semana pásales un paño húmedo por toda la superficie. No dejes que las manchas permanezcan mucho tiempo o será más difícil quitarlas luego.