Consejos para agrandar zapatos: Guía paso a paso

Si tus zapatos nuevos te hacen daño, no te pierdas esta guía paso a paso para agrandarlos. ¡Tienes muchos métodos para probar!

por , il

    Consejos para agrandar zapatos: Guía paso a paso

    Cuando nos compramos unos zapatos nuevos solo tenemos en mente ponérnoslos lo antes posible para lucirlos, pero es en ese momento en el que nos topamos con la cruda realidad: al caminar con ellos te hacen un daño horroroso. Para convertirlos en un calzado cómodo y confortable, te mostramos una guía paso a paso con consejos para agrandar zapatos. ¡Parecerán otros!

    Métodos para agrandar zapatos

    1. Con calcetines gruesos

    Agrandar los zapatos poniéndotelos con calcetines gruesos y caminando por tu casa es una técnica muy antigua, pero efectiva. Lo negativo de esta técnica es que tendrás que soportar durante un par de días la presión que conlleva, pero amoldarás el zapato perfectamente a la forma de tu pie, asegurando que puedas llevarlo cómodo. Si son de cuero, además, puedes añadir calor con un secador de pelo para que desanche antes.

    2. Con calcetines enrollados

    Si notas que a tus zapatos les faltan apenas unos milímetros para que puedas llevarlos cómodamente, toma dos pares de calcetines, enróllalos individualmente en forma de bolitas e introdúcelos de uno en uno en el interior del zapato hasta que esté bien lleno. Es importante que estén bien prietos, ya que de otro modo no ejercerá la fuerza suficiente para desancharlos. Déjalos así durante toda la noche y vuelve a probártelos al día siguiente.

    3. Con periódico

    Toma un periódico, arruga varias hojas y humedécelas con un pulverizador. Cuando las tengas deberás introducirlas en el interior de los zapatos teniendo mucho cuidado de darle la forma idónea para no deformarlos. Una vez se haya secado el papel, sácalo y vuelve a probártelos. Otra forma de secarlos rápidamente es aplicar calor con un secador de cabello mientras está mojado.

    4. Con patatas

    Si además de ensanchar tus zapatos quieres eliminar el mal olor que han adquirido, pela una patata de un tamaño lo suficientemente grande para introducirla en el interior y ejercer un tanto de presión, y déjala ahí durante toda la noche. Cuando amanezca, se habrán ensanchado unos milímetros.

    5. Con hielo

    Para este método vas a necesitar una bolsa de plástico nueva o, al menos, que no tenga ningún tipo de agujero ni desperfecto. Cuando la tengas, llénala con agua hasta completar un tercio de la misma y ciérrala muy bien con un doble nudo. Una vez asegurado el líquido en su interior, introdúcela dentro del zapato, presiona hasta que lo llene y mételo en el congelador durante toda la noche. Al pasar el agua de estado líquido a sólido se expandirá, presionando el material del zapato desde el interior. Al día siguiente tendrás que sacarlos del congelador y dejar que se descongelen. Eso sí, este método no es apropiado para todo tipo de material, por lo que te recomendamos que no lo utilices con cuero ni zapatos demasiado caros.

    6. Con una horma

    Para los zapatos de cuero, el mejor método es acudir a una zapatería o una ferretería y comprar una horma adaptada a tus necesidades, ya que en el mercado existen las suficientes variaciones como para ensanchar a lo largo y/o a lo ancho. A diferencia de los métodos anteriores, las hormas necesitan varios días para mostrar el efecto final, pero el resultado vale la pena.

    Consejos

    1. No lo dejes para el último momento

    Dejar las cosas para última hora nunca sale bien, y este caso no es una excepción. Cuando sepas que vas a necesitar unos zapatos para una ocasión especial deberás comprarlos con tiempo y dejar que se vayan ensanchando poco a poco. De este modo, el resultado será mejor y no tendremos que lamentar incidentes.

    2. Empieza a ensanchar unos baratos

    Sabemos que quieres convertir esos zapatos nuevos tan lujosos en una maravilla al caminar, pero no te emociones. Primero deberás probar con unos que te hayan costado poco dinero

    con la finalidad de practicar y no destrozar unos que verdaderamente te han supuesto un desembolso importante.

    3. Aplica betún para que el cuero se mantenga flexible y suave

    En el caso de los zapatos de cuero, lo ideal es que también utilices productos que te ayuden a flexibilizar el material, como puede ser un spray especial durante el proceso o betún al finalizar.

    4. Busca ayuda profesional

    Si tienes unos zapatos que son importantes para ti o de los que dependas para un acontecimiento clave y no te la puedes jugar, lo mejor es que recurras a un zapatero profesional. Te supondrá un gasto extra, pero evitará que el problema vaya a más. ¡Tus zapatos quedarán fantásticos!

    ¿Qué te han parecido estos consejos para agrandar zapatos? Te recomendamos que también eches un vistazo a estos consejos para caminar bien con tacones y a estos consejos para dominar los zapatos más altos.