Cortar oreja y cola a los perros: Razones para no hacerlo

Se prohíbe cortar orejas y cola a los perros. Te contamos por qué es una buena noticia.

por , il

    Cortar oreja y cola a los perros: Razones para no hacerlo

    Existe la tradición de cortar ojera y cola a algunos perros de raza. Pero esto es una barbarie increíble para ellos. La mutilación de estas partes de su cuerpo, puede traer muchos problemas a los perros que las sufren. A continuación, te descubrimos cuáles son las consecuencias negativas que tiene en los perros esta práctica tan cruel.

    ¿Por qué no hay que cortar la oreja o la cola a los perros?

    Algunos perros de raza, eran mutilados hasta la prohibición de estas prácticas por el congreso de los diputados recientemente.

    Esta prohibición pretende hacer que los animales tengan una vida mejor, de acuerdo con la directiva europea de protección a los animales. Pero la realidad es que, además, hacer esto tenía unas consecuencias terribles para la salud de estas mascotas, algunas de las más significativas son:
    • Pierden facultades: Los perros utilizan estas partes de su cuerpo para comunicarse con otros perros y con sus dueños, si les amputas las orejas o la cola, ya no podrán mostrar alegría moviendo enérgicamente su rabio o levantando sus orejas. Tampoco podrán expresar si algo les da miedo agachando sus orejas o metiendo su cola entre las piernas.
    • Pueden morir: Muchos de los perros que se someten a este tipo de operaciones con apenas unos días de vida pueden llegar a morir por causa de estas. Las infecciones que se producen a causa de la mutilación pueden llegar a ser graves e irremisibles.
    • Les duele mucho: Aunque existe la creencia de que como esta práctica se hace mientras tienen pocos días de vida y que, de esta manera, el animal no recordará el dolor. Es totalmente falso, los perros que son mutilados sufren mucho y recuerdan la experiencia por el resto de sus vidas de forma muy traumática.
    • Cambia sus personalidades: Cortar la cola o las orejas puede volver a tu perro un tanto agresivo e incluso depresivo. Sin estas partes del cuerpo, les resulta mucho más difícil regular sus emociones o el dolor. El enorme dolor sufrido y la pérdida de comunicación los estresan enormemente, llevándolos a cambiar su forma de actuar.
    • No pueden caminar igual: En el caso concreto de la cola. Los perros amputados, pierden el equilibrio y jamás aprenden a andar bien. Tienen un ritmo más lento que los perros con rabo y fácilmente sufren caídas o incluso pueden tener alguna deficiencia en el movimiento.

    Cortar la oreja o la cola a tu perro, algo que él nunca haría

    Este tipo de operaciones innecesarias solo tienen finalidad estética.

    Cortar una parte del cuerpo de tu mejor amigo porque a ti te parezca más atractivo es algo cruel y desalmado que, además implica que no quieres o aceptas a tu mascota tal y como es.

    Nunca debes pagar el amor incondicional de tu mascota, que te acepta y te quiere tal y como eres (incluso aunque lo mutiles y le hagas pasar por esa experiencia tan dolorosa, te querrá) con la mutilación de su cuerpo.

    Valora a tu amigo, y no lo lastimes, nunca tendrás mejor compañía.