Democracia en familia: Cómo decorar en familia pensando en todos

Porque en una casa disfrutan, ríen y juegan todos los miembros de la familia ¿por qué no decorar en familia de forma democrática? Te enseñamos cómo hacerlo.

por , il

    Democracia en familia: Cómo decorar en familia pensando en todos

    IKEA, la famosa tienda sueca de muebles y decoración del hogar, fue la primera que confió en el concepto “democracia en familia” para lanzar una campaña publicitaria revolucionaria que cambió por completo la experiencia de la decoración . Y funcionó, ¡vaya que funcionó!. La idea de compartir el espacio familiar hasta el grado de democratizarlo y convertirlo en un espacio de todos y para todos se ha insertado de tal manera en nuestros corazones que ahora el concepto “democracia en familia” ya no nos suena a una ilusión, sino a algo que podemos y queremos alcanzar.

    Qué tiene que ver la decoración con la democracia en familia

    Democracia en familia significa compartir y decidir conjuntamente todas aquellas cosas que tienen que ver con las experiencias familiares, desde a dónde viajar o a qué restaurante ir a cenar, qué cocinar el fin de semana o qué película ver en el salón. Muchas de esas experiencias se viven en el hogar, por ello la idea de decorar en familia supone un paso importante a la hora de democratizarla y contar con todos.

    Con el concepto de “democracia en familia” aplicado a la decoración quedan atrás los padres restrictivos que deciden en exclusiva sobre la decoración del salón sin tener en cuenta los gustos de sus hijos, la pareja “experta en decoración” que no escucha las necesidades de su amor, los regalos de decoración de los suegros que no pegan ni con cola con la de vuestro hogar y también, por qué no decirlo, el adolescente en su “mejor etapa” que de la noche a la mañana decide pintar de negro las paredes de su dormitorio, sin tener en cuenta que su hermano o hermana duerme en la misma habitación.

    Cómo decorar en familia

    Si todavía eres un poco escéptica y te da pavor sólo pensar en cómo organizar algo así, lo entendemos. No es lo mismo el anuncio en la tele donde todos salen felices y amorosos disfrutando de un hogar decorado democráticamente que la realidad. Porque probablemente lo primero que se te venga a la cabeza son las peleas de hermanos o el tiempo extra que significa, cosa que no tienes. Respira hondo, precisamente la idea de “democracia en familia” permite delegar cuestiones de la decoración de la casa e incluso que la familia disfrute al máximo de la experiencia de la decoración. De hecho, por si no lo sabías, el nesting o decorar para quedarse en casa es una de las modas del momento, así que ¡a aprovecharlo!

    Para ello, sólo tienes que seguir (o más bien, tenéis que seguir) una serie de consejos que te ayudarán a decorar en familia democráticamente sin que muráis en el intento:

    • Enséñale a tu pareja, tus hijos, hijastros, abuelos, padres o rooming este artículo. No querrás que de la noche a la mañana comprendan lo que significa “democracia en familia”. Un poco de ayuda exterior te vendrá bien para convencerlos.
    • Haced una reunión familiar con palomitas y deliciosos aperitivos donde podáis imaginaros sin restricciones el lugar que queréis decorar. Por ejemplo, si vais a cambiar el salón, haced una lluvia de ideas con todo lo que os gustaría. Es bueno que haya alguien que sirva de moderador y apuntador para que las ideas no se olviden y pueda ir orientando sobre aspectos de decoración esenciales como el color, el tipo de muebles, la orientación de los muebles, el estilo de decoración… Una norma: no se puede juzgar ninguna idea.
    • Antes de organizar la reunión podéis pedir al resto de los miembros de la familia que busquen fotografías en revistas de decoración sobre lo que les gusta.
    • Cuando tengáis todas las ideas apuntadas, es necesario recopilarlas y aterrizarlas. Necesitáis a alguien que sólo o en equipo pueda sintetizarlas para ver cómo podría quedar vuestro salón a gusto de todos. No le dejes esta tarea a los más pequeños de la casa, porque se pueden volver locos, pero para los adolescentes es una buena forma de incluirlos en las decisiones familiares, haciendo que se preocupen por lo que los demás necesitan. No temáis, lo van a hacer bien. ¡Confiad!
    • Si no se ha llegado a ningún acuerdo el día de la reunión, lo ideal es que se tengan en cuenta varias propuestas. Por ejemplo, si unos quieren que el salón sea verde greenery y otros de estilo boho, lo que se puede hacer es dividir dos equipos en los que crearán un collage con las ideas. Podéis ayudaros con recortes de revistas o impresiones de las ideas de decoración que os proponemos en EllaHoy. Será un momento familiar muy divertido y mejoraréis la experiencia de trabajo en equipo. La decisión conjunta no será tan difícil, de verdad.
    • Tened en cuenta también las ideas de los pequeños, os sorprenderán muchísimo con sus ocurrencias, muchas de ellas más útiles de lo que imagináis. Por ejemplo, la más peque de la casa puede pediros una pequeña zona de juegos en el salón, para estar cerca de la familia mientras ve la televisión. ¡Una fantástica idea!
    • Cuando se trate de espacios privados, como las habitaciones, respetad el gusto de cada miembro de la familia, pero preguntadle si desea ayuda o los padres pueden hacer de mediadores neutros en el caso de que la habitación se comparta entre dos hermanos
    • Antes de salir a comprar, haced una lista con algunos detalles que hayáis encontrado en tiendas de Internet, como por ejemplo los textiles. Como ya tenéis la idea de cómo deberán ser los muebles y el resto de los elementos decorativos, será para todos mucho más fácil encontrarlo. ¡No olvidéis llevar una foto del collage ganador!

    También te puede interesar: Cómo crear un rincón de lectura: Consejos de decoración y Apps de decoración: Las mejores