Desinfectar almohadas: Cómo lavar y blanquear almohadas

Las almohadas necesitan una correcta y periódica higiene, te contamos algunos trucos

por , il

    Desinfectar almohadas: Cómo lavar y blanquear almohadas

    Lavar la almohada es algo indispensable para tener una higiene correcta dentro de la casa, a través de la almohada podemos desarrollar algunos problemas respiratorios o alérgicos, incluso es posible que si no llevamos una correcta higiene aniden en ella ácaros y otros microorganismos nocivos para la salud. A continuación, te contamos algunos trucos para lavar y blanquear la almohada.

    Trucos para desinfectar, lavar y blanquear la tela de las almohadas

    Las almohadas recogen nuestro sudor diario, y son el lugar ideal para que determinadas bacterias proliferen. Es muy importante lavarlas bien, al menos una vez al mes, de esta manera no solo nos garantizamos un aspecto genial de nuestra ropa de cama, sino también la salud de los que más nos importan. Algunos de los trucos que puedes utilizar si quieres lavar a fondo la almohada son los siguientes:
    • Bicarbonato de sodio y vinagre: El bicarbonato de sodio mezclado a partes iguales con el vinagre de vino blanco y diluidos ambos en agua, puede hacer que tu almohada recupere el blanco ya que tiene propiedades blanqueantes únicas. Además, el vinagre al ser un ácido mata a muchas de las bacterias superficiales que suelen adherirse a las fibras textiles.
    • Agua caliente y limón: Uno de los mayores desinfectantes naturales es el limón, para asegurarte que eliminas e higienizas de bacterias perjudiciales tus almohadas, prueba a enjuagarlas con el zumo de 6 limones diluido en dos litros y medio de agua. Además de asegurarte que eliminas bacterias, quedará un aroma a fresco y limpio que será la delicia de quien duerma posteriormente con la almohada.
    • Bicarbonato de sodio y aceite del árbol del té: Entre las múltiples cualidades del aceite esencial del árbol del té, se incluye la desinfección. Añade a media taza de bicarbonato unas diez gotas de este aceite esencial y con un paño impregnado en la mezcla, limpia la superficie de la almohada. El bicarbonato, actúa como un detergente en seco y no necesitarás lavar la almohada en la lavadora a posteriori.
    • Detergente y bórax: El bórax es un componente químico destinado a la limpieza que puedes encontrar en casi cualquier tienda especializada o droguería. Si lo que quieres es que tu almohada recupere todo su esplendor como si de una nueva se tratara, utiliza esta mezcla. La almohada terminará blanca e impecable. Solo tienes que añadir media taza de este compuesto junto al detergente antes de introducir la almohada en la lavadora y lavar con tu programa habitual.
    • Agua oxigenada: El agua oxigenada es un blanqueador por excelencia, si quieres eliminar manchas puntuales, puedes utilizar el agua oxigenada para frotar sobre ellas sin necesidad de lavar la almohada. Debes de tener mucho cuidado de utilizar agua oxigenada para eliminar manchas si la almohada no es de color blanco, ya que entonces, podría sufrir deterioro el tono de la misma.

    Almohadas limpias para dormir mejor

    Además de los beneficios que pude aportar a la salud, mantener las almohadas limpias. La sensación de frescura y de limpieza hará sin lugar a dudas que conciliemos el sueño de forma más rápida y sencilla.