Discriminación por sobrepeso: ¿Qué es la gordofobia?

La gordofobia o discriminación por sobrepeso es uno de los mayores problemas de nuestro país. Te contamos qué es y te damos algunas recomendaciones.

por , il

    Discriminación por sobrepeso: ¿Qué es la gordofobia?

    Vivimos en un mundo maravilloso, pero desafortunadamente nos topamos a diario con barreras discriminatorias que nos impiden llegar a ser completamente felices y que, por supuesto, debemos romper. Entre ellas la discriminación por sobrepeso o gordofobia. Las mujeres somos una de las que más sufrimos por el machismo y la violencia de género, pero además también contamos con la presión a la que se nos somete por la creencia de que debemos tener un cuerpo perfecto para ser más importantes. Precisamente de esta línea surge una nueva barrera: la gordofobia. Te contamos qué es la discriminación por sobrepeso.

    ¿Qué es la gordofobia?

    Se denomina gordofobia a la discriminación que reciben aquellas personas que cuentan con un peso mayor al canon de belleza aceptado en una sociedad. Las afectadas suelen estar expuestas a burlas permanentes y un trato discriminatorio que puede llegar a entorpecer el desarrollo de su vida normal, como puede ser acceder a un puesto de trabajo.

    ¿Qué piensan los gordofóbicos?

    Las personas con gordofobia o gordofóbicos se rigen por los prejuicios ante este tipo de personas. Por lo general, son personas que prefieren adaptarse a las ideas ya aceptadas socialmente porque la forma de relacionarse es más sencilla y cómoda. Quienes discriminan al resto por razones de talla lo hacen porque tienen presentes las siguientes ideas preconcebidas.

    • La gordura es fea. Esto viene determinado por el canon de belleza. Normalmente las personas que no soportan a quienes tienen unos kilos de más suelen estar muy aferrados a la moda o a lo socialmente establecido, que en este caso es contar con un cuerpo delgado. Por supuesto, ellos mismos tienen una presión sobre su propio físico.
    • Los gordos comen demasiado. Los gordofóbicos piensan directamente que las personas únicamente engordamos por comer demasiado o por optar por alimentos fritos y de baja calidad, sin pararse a pensar que el motivo puede ser la constitución corporal.
    • Engordan porque no hacen deporte. Ya hemos dicho que no todo depende de lo que se coma y, por supuesto, tampoco del ejercicio que se haga. La constitución y los genes marcan el cuerpo de una persona, por lo que es muy probable que sí hagamos deporte y estemos en plena forma pero que, sin embargo, no adelgacemos de la misma forma que el resto.

    Problemas de la discriminación por sobrepeso

    1. Problemas laborales. Muchas mujeres son citadas a entrevistas tras visualizar su larga formación y experiencia, pero una vez que entran por la puerta del despacho parecen perder todo tipo de oportunidades. Y es que, ¿qué importa el físico en el puesto de trabajo si lo importante son los conocimientos? Esto no es más que una muestra del machismo predominante en nuestra sociedad.
    2. Problemas sentimentales. Algunos hombres están de acuerdo con que las mujeres puedan tener algunos kilos de más, pero el problema está cuando lo dicen únicamente por quedar bien. Nos referimos a esas relaciones en la que todo es maravilloso hasta que comienza a lanzar mensajes tales como “deberías dejar de comer tanto” o “tendrías que hacer ejercicio”, olvidando que hace unos meses dijeron que les parecíamos perfectas.
    3. Problemas con amistades. No solo tenemos problemas con el trabajo y con la pareja, sino que nuestros propios amigos pueden tener a su vez conocidos gordofóbicos que hablen mal de nosotras a nuestras espaldas e incluso se burlen ante ellos.

    Recomendaciones para vencer la gordofobia

    El mejor consejo que podemos darte ante un problema tan grave como es la gordofobia es que te quieras tal y como eres. No decimos con esto que te conformes y no quieras mejorar tu aspecto, pero debes entender que obsesionarte en conseguir el cuerpo de otra persona únicamente reducirá tu autoestima y la confianza en ti misma. Pero esto no te ocurre solo a ti porque tengas unos kilos de más, sino que muchas mujeres delgadas cuentan con el mismo problema. Todas las mujeres deberíamos aprender que nuestro cuerpo es perfecto tal y como es simplemente porque es único y nadie más puede tenerlo más que tú.

    Una vez asimilado esto, nuestro siguiente consejo es que te cuides. Pensar en ti va a ser lo mejor que puedas hacer en cualquier momento de tu vida. Te animamos a que hagas deporte para mantenerte en forma y que adoptes una dieta saludable para sentirte mejor. Por supuesto, si te gustaría bajar unos kilitos por salud o por decisión propia, simplemente tendrías que acudir a un dietista que te aconsejará cuál es el mejor método pero, repetimos, no es un imperativo.

    Aunque todavía queda mucho por hacer para reeducar a la sociedad, no debemos rendirnos ni escondernos ante este tipo de personajes. Al final conseguiremos convertir la sociedad en un lugar más agradable donde vivir.