Errores en la decoración del salón y cómo evitarlos

Aprende a decorar tu salón correctamente y evita los errores más frecuentes. ¡Te contamos los mejores consejos para sortearlos!

por , il

    Errores en la decoración del salón y cómo evitarlos

    Decorar el salón es una tarea mucho más complicada de lo que pueda parecer en un primer momento. No sólo necesitas invertir una buena cantidad de dinero en ello, sino que además debes hacerlo correctamente. De hecho, no hay nada peor que tomar una decisión equivocada y arrepentirnos durante mucho tiempo. Para evitarte esta situación, te contamos los errores más comunes en la decoración del salón y cómo evitarlos.

    Evitar errores de decoración en el salón

    1. No añadir color

    El minimalismo es una tendencia muy elegante y distinguida, pero eliminar por completo todo el color hace que inmediatamente deje de verse moderno y pase a ser una estancia tan estéril y aburrida como la sala de espera de un hospital. Muy poco acogedor, ¿no crees?

    No obstante, la solución es muy sencilla: si no quieres añadir color en las paredes, puedes incorporar pequeños toques en cojines o con el propio mobiliario. Nuestra recomendación es que optes por tonalidades pastel o cálidas.

    2. Utilizar demasiadas texturas

    En muchas ocasiones no nos podemos resistir a utilizar texturas por todas partes, pero utilizar demasiadas sólo saturará visualmente el ambiente. Lo ideal es que, si quieres utilizarlas, trates de seguir siempre el mismo estilo y que procures elegir unas que no sean muy cargantes.

    3. Contar sólo con luz natural

    Cuando vamos buscando una nueva casa, lo primero en lo que nos fijamos es que sea luminosa. No cabe duda de que es uno de los puntos que dan vida a tu hogar, pero a veces no es suficiente, especialmente en días nublados. Nuestra recomendación es que añadas áreas lumínicas y puntos de luz en lugares clave del salón. Una idea fantástica es hacerte con unas lámparas bonitas y situarlas en la mesa o en algún rincón, de modo que seas capaz de crear una atmósfera encantadora.

    4. Colocar todos los muebles junto a la pared

    Situar los muebles contra la pared puede dar la impresión de que el salón es más amplio, pero le da un toque demasiado formal que lo torna aburrido. Para darle un poco de dinamismo, mueve el sofá o un sillón al centro del salón. Con esto conseguirás romper con la seriedad y, además, obtendrás una separación perfecta en caso de que quieras conseguir cierta intimidad o, al menos, un lugar muy cálido donde charlar.

    5. Comprar mesas enormes

    A menos que tengas una familia enorme y sepas a ciencia cierta que vas a tener visitas multitudinarias, las mesas grandes sólo van a ser un fastidio, ya que te robarán mucho espacio. De hecho, lo mejor es colocar una mesa pequeña en el centro del salón y contar con una mesa plegable de grandes dimensiones para ocasiones especiales.

    6. Colgar piezas artísticas demasiado grandes

    Por mucho que te guste el arte, debes recordar que tu casa no es una galería ni un museo, por lo que no deberás llenar cada rincón con pinturas o esculturas. Nuestra recomendación es que optes por un cuadro grande o por varios pequeñitos, pero nunca ambos a la vez. Además, deberás dejar un espacio de prudencia entre los pequeños para no saturar las paredes.

    7. Utilizar alfombras muy pequeñas

    Sabemos que las alfombras son caras, pero eso no es razón para dejar a medio vestir tu salón. De hecho, una alfombra pequeña es capaz de arruinar la decoración de toda la estancia en apenas unos segundos. Como regla general, la alfombra de la sala debe tocar las patas delanteras de los muebles próximos para asegurarte de que el tamaño es el idóneo.

    8. Añadir muebles innecesarios

    Tornando a la estética minimalista cabe decir que menos es más. Aunque tengas espacio en el salón para un escritorio, a menos que realmente vayas a utilizarlo no deberías incorporarlo, ya que perderás un espacio precioso innecesariamente. Lo mejor es dejar aire para poder desplazarte tranquilamente, ya que además ayudará a crear una estancia muy amplia conseguirás reducir considerablemente tus niveles de estrés.