Estrés en perros: Cosas del día a día que lo provocan

¿Sabías que gran parte del estrés en perros está provocado por cosas que hacemos en el día a día? Descubre las que son y hazle sentir mejor.

por , il

    Estrés en perros: Cosas del día a día que lo provocan

    Las personas no somos las únicas que sentimos estrés, si no que todo ser vivo es susceptible de acumular una gran carga que puede derivar en problemas de salud, aunque no siempre lo demuestren. ¿Y sabes quién acumula más estrés a diario, muchas veces por nuestra culpa? Efectivamente: tu mascota. Si has notado que se le cae el pelo más de lo habitual o que ha disminuido su apetito, no te pierdas las cosas del día a día que provocan estrés en perros. ¡Solucionarás el problema del estrés en perros con un simple gesto!

    Cosas del día a día que provocan estrés en perros

    1. No sacarlos a pasear. Permanecer demasiado tiempo en casa es una de las principales causas del estrés en perros. En estos tiempos tan ajetreados es completamente comprensible que algún día puedas estar muy cansada y no puedas sacarlo, pero debes comprender que es totalmente dependiente de ti y no podrá poner una patita en la calle si tú no vas a su lado. Haz un pequeño esfuerzo de, al menos, 10 minutos y te lo agradecerá.
    2. El baño. La hora del baño es uno de los peores tragos por los que debe pasar un perro. Muchas veces pensamos que se debe a que no le gusta que le mojen, pero esto no es del todo cierto. Lo que verdaderamente estresa a los perros es la avalancha de olores que le cae encima en apenas unos segundos. Ver cómo pierde su olor corporal y cómo surgen olores distintos le hará sentir realmente agobiado.
    3. Quitarle la comida. Algo con lo que suele jugar mucha gente es con la comida de su perro. Hacer como que se la damos y quitársela repetidamente para verlo saltar puede resultarnos muy gracioso, pero para él no lo es en absoluto. De hecho, lo que demuestra al saltar no es vitalidad, sino nerviosismo.
    4. Demasiados mimos. Sí, sabemos que quieres mucho a tu perro, pero abrazarlo demasiado puede hacerle sentir muy mal. Aunque para las personas los abrazos sean signos de cariño, para los perros supone sentirse inmovilizado y desprotegido. Lo mejor para que perciba tu cariño es que simplemente lo acaricies o le des un snack casero.
    5. Los celos. Un perro puede sentirse celoso cuando acaricias a otro animal o una persona desconocida para él. Es entonces cuando su estrés aumenta y puede llegar incluso a comportarse de manera agresiva. Para evitar este tipo de situaciones conflictivas, lo mejor es que lo adiestres cuando sea un cachorro o trates de ayudarlo a ser más sociable.
    6. No tener una rutina. Por último, queremos que pienses durante un segundo en lo bien que sienta a tu cuerpo el seguir una rutina. Ahora, trasládalo a tu perro. Tener una hora determinada para salir a pasear y para comer es vital para que tu fiel amigo sienta que todo está bajo control. Con ese simple gesto le ayudarás a sentirse más relajado y, por lo tanto, a eliminar cualquier resto del estrés que pueda haber acumulado.