Ganchillo tunecino, técnica básica: patrones y pasos [VÍDEO]

Ganchillo tunecino, técnica básica: patrones y pasos. ¿Todavía no sabes en qué consiste el ganchillo tunecino? Esta técnica se ha puesto muy de moda y se diferencia del ganchillo normal en la fusión de unos puntos y otros. El aspecto de las prendas es mucho más tupido.

por , il

    Ganchillo tunecino, técnica básica: patrones y pasos. Esta técnica está ganando adeptos debido a que los resultados que proporciona son muy buenos. Las prendas elaboradas con el llamado ganchillo tunecino son muy tupidas, lo que hace que si se trabaja con lana, sean perfectas para estos meses de invierno. La técnica no es muy distinta de la del ganchillo normal, pero sí que existen algunas diferencias, como por ejemplo la unión entre los puntos. Te enseñamos los pasos fundamentales para hacer ganchillo tunecino. Te resultará muy fácil y enseguida te convertirás en toda una experta.

    Si ya has probado el ganchillo normal y quieres pasarte al llamado ganchillo tunecino o afgano, debes saber algunas cosas, como por ejemplo que se utilizan como instrumentos unos ganchillos más largos de los habituales, casi como las agujas de punto, y totalmente rectos y el hilo es el mismo que para la técnica normal.

    Para conseguir hacerlo sigue los siguientes pasos.

    • Comienza montando una cadeneta con el ganchillo normal.
    • En la segunda vuelta, se mete el ganchillo en cada uno de los puntos de la cadena y se levantan, de manera que queden todos los puntos del trabajo en el ganchillo.
    • Coges la hebra y la pasas por el primer punto de la cadena y en el resto de los puntos pasas la hebra por cada dos. Así hasta terminar la vuelta.
    • Las vueltas de ida siguientes se mete el ganchillo de derecha a izquierda en el hilo vertical que nos quedó en el segundo punto por la vuelta anterior y se levanta el punto. Haz esto en todos los hilos verticales.
    • Sigues así hasta que termines el tejido que quieres elaborar. Para terminar y evitar las ondas, que quedan tan feas, remata al final el trabajo con una vuelta de ida a punto raso entrando con el ganchillo en el hilo vertical que nos ha quedado de la vuelta anterior.
    • Una vez que te habitúes a la técnica, puedes pasar al ganchillo tunecino de dos colores, que no es mucho más difícil que el simple y quedan unas prendas muy bonitas.

    Cuando ya te habitúes a la técnica puedes intentar hacer cosas para los más pequeños de la casa. Encontrarás los patrones en las revistas especializadas, en las tiendas de hilo de ganchillo o en las páginas web especializadas en el tema. ¡Anímate y pruébalo!