Gatos: Problemas visuales más comunes

Los gatos suelen tener problemas visuales de forma habitual, sobre todo cuando ya son mayores. Si te preocupa la visión de tu gato, no te pierdas el artículo.

por , il

    Gatos: Problemas visuales más comunes

    Los gatos son animales de compañía muy cariñosos e independientes, pero por desgracia, a menudo sufren problemas de visión que les afectan emocionalmente y pueden incluso llevarlos a la depresión. Muchos de estos problemas están relacionados con la edad o enfermedades difíciles de tratar, sin embargo,existen otros muchos son resultado de mala alimentación o de una rutina nociva que pueden tener solución sencilla.

    Visión gatuna

    Diferente punto de vista

    Lo primero que debemos comprender, es que los gatos no tienen un sistema de visión como el nuestro, de hecho, no es ni tan si quiera parecido. Su alta sensibilidad a la luz, les hace tener una visión en tonos que van desde el lila hasta el burdeos y no pueden ser expuestos a grandes cantidades de luz de forma directa, debido a que su pupila es de un tamaño mucho menor a la nuestra. Tienen la visión adaptada a la escasez de luz, porque son animales presumidamente nocturnos. Por esto mismo, nunca expongas a tu gato de forma directa a la luz del sol, pues le puede producir, problemas oculares serios.

    Calmidiosis

    Es la enfermedad más común y no solo en gatos, sino también en humanos. La conocida conjuntivitis, esta enfermedad es causada por una bacteria que parasita la membrana ocular del felino y es muy contagiosa de unos individuos a otros. Lo que debes procurar, es que tu gato no mantenga contacto con otros gatos, sobre todo si son gatos callejeros. El problema tiene una solución bastante fácil, basta con lavar el ojo al gato con suero fisiológico o incluso una infusión de camomila durante unos días, ya que la bacteria tiene un tiempo de vida corto que podemos reducir todavía más con una buena higiene del ojo.

    Calmidiosis

    Los gatos más mayores, o diabéticos sufren en mucha mayor medida de esta enfermedad con consiste en un desplazamiento de la retina y el cristalino. Debes llevar mucho cuidado, porque aunque tu gato sea joven puede producírsele también por una herida o desgarro tras una pelea. No es un problema grave, a no ser que el minino tenga cataratas en ambos ojos, en este caso debes llevarlo al veterinario, para que extraiga una de las cataratas y coloque una lente que ayudará al gato a ver correctamente. En muchas ocasiones, la alimentación influye mucho en el desarrollo de esta bactería.

    Uveitis

    De los síndromes comunes, este es el más peligroso en la comunidad gatuna. Puede desarrollarse tras varias enfermedades como la toxoplasmosis, o el síndrome de inmunodeficiencia gatuno. Es muy importante que tras los síntomas (enrojecimiento del ojo y fotosensibilidad extrema), acudas a un veterinario pues es necesario mantener una rutina de limpieza específica con antibióticos para que el gato no llegue a desarrollar ceguera.

    Glaucoma

    Esta dolencia puede prevenirse de forma sencilla, extrayendo el exceso de humedad de los ojos de nuestro amigo, con una gasa esterilizada y retirando de forma diaria la excreción de legañas para que no se taponen los conductos oculares y aumente la presión del ojo de forma desmedida, si no obstante un día observas que el ojo de tu gato es descomunalmente grande en relación al otro, no lo dudes ni un segundo, acude al veterinario.

    Mimos de gato

    Independientemente del tipo de enfermedad que pueda desarrollar tu gato y las precauciones que puedas o debas tomar, lo más importante para asegurar la calidad de vida y la salud de tus mascotas en general, es darles mucho amor. No solo porque así estás más al tanto de su estado físico, sino porque los animales son mucho más fuertes ante las enfermedades si se sienten integrados en la familia. Así que, deja que te ronronee por su salud.