Guía de cuidados del bonsái: Manual completo

El bonsái es uno de los árboles más bonitos y que más se cultivan en el mundo. Además de ser un gran elemento para la decoración de hogares. Pero, ¿Sabes cómo cuidarlo? Nosotros te damos las claves.

por , il

    Guía de cuidados del bonsái: Manual completo

    Los bonsái son símbolo de buena esperanza y prosperidad. Este pequeño arbolito es uno de los más cultivados y comercializados en el mundo porque su pequeño tamaño le permite ser a la vez planta de interior y elemento decorativo. Pero la realidad es que son muy delicados y necesitan muchos más cuidados que cualquier otro árbol. Existen una serie de normas o consejos de debes respetar y tener en cuenta antes de comprar este tipo de árbol.

    Cuidados específicos y necesarios para mantener un bonsái

    Riego en función de la época del año

    el bonsái es una planta muy sensible y necesita que modifiques la cantidad de agua en función del tipo de bonsái que tengas y de la estación del año en la que nos encontremos. Durante el verano será necesario un riego diario y una pulverización de sus hojas para que se mantengan frescas y húmedas. Sin embargo, durante el otoño y el invierno debemos reducir considerablemente esta frecuencia y regrarlo solo una o dos veces por semana en casos especiales. Además de proteger a nuestro pequeño amigo (en el caso de que se encuentre en un jardín o terraza) de fuertes vientos, muy bajas temperaturas y lluvias torrenciales.

    Cómo y cuando podar las hojas

    Este tipo de árbol,además de una serie de cuidados básicos como cualquier planta, necesita renovar sus hojas de forma habitual, para fortalecer sus tallos y eliminar aquellas que han muerto durante el invierno. Debe realizarse una poda mensual de las puntas de sus hojas, durante los meses comprendidos desde mayo hasta septiembre. Además durante esta época se puede cortar una de sus ramas y reproducir al árbol mediante un esqueje. Para conseguirlo, tenemos que cortar la rama, colocar el final de la rama en un algodón húmedo y rociar diariamente con líquido enraizante. Pocos días después aparecerán raíces en esta y estará lista para plantar y ampliar la familia.

    Condiciones climatológicas que pueden dañar al bonsái

    Hay que tener en cuenta, la enorme sensibilidad de este tipo de arbustos. Si los tenemos a la intemperie debemos protegerlos tanto del sol en verano, colocándolos a la sombra. Como de las lluvias torrenciales si las hubiera durante los meses de otoño o primavera. Estas inclemencias naturales pueden dañar considerablemente las partes exteriores del árbol e incluso ser la principal razón para el cultivo de plagas infecciosas o parásitos.

    Prevención de plagas

    No debemos pasarnos nunca con la cantidad de abono necesaria, pues esto puede quemas las raíces del árbol. Además debemos incluir este fertilizante en el sustrato de la maceta únicamente durante los meses de vegetación (cuando el árbol está desarrollando las hojas) en el caso de los bonsái a los que se les caen las hojas durante el otoño o de los que les salen flores o frutos durante la primavera, echaremos abono sólo en los meses de verano, independientemente de que el árbol se encuentre en fase de vegetación o no. Es muy importante también aplicar la cantidad justa de abona, porque de haber un exceso en el suelo de la maceta es probable que esto atraiga a parásitos y moscas muy perjudiciales para la salud de nuestro leñoso compañero.

    Muchos mimos para nuestro bonsái

    Además de los cuidados señalados, es muy importante que cuidemos y ofrezcamos todo nuestro amor al bonsái. Estos árboles no sólo son más sensibles a las condiciones climatológicas sino que, además tienen una gran capacidad sensitiva. Los bonsáis que son tratados con cariño crecen mucho más rápido y en mejores condiciones que los salvajes. Así que, ya sabes muchos mimos y cuidados si lo que quieres es un bonsái espectacular.