Navidad 2016

Historias de friendzone: El viral del chico, Anita y el taxista

Historias de friendzone: El viral del chico, Anita y el taxista

Descubre la carismática historia de Fabián, un chico al que enviaron a la friendzone a pesar de la buena intención de un taxista.

por en Ocio, Virales
Última actualización:
    Historias de friendzone: El viral del chico, Anita y el taxista

    Ahh, la friendzone… ese lugar donde tantas personas acabamos y la cual nos gustaría hacer desaparecer. Desgraciadamente, tarde o temprano casi todos acabamos siendo rechazadas alguna vez con la típica frase “te quiero como amiga”. Pero no todo el mundo se lo guarda para sí. Fabián es un chico que ha contado su historia de la frienzone al mundo, la cual ha conquistado a las redes sociales. Te contamos el viral del chico, Anita y el taxista.

    El chico

    Fabián Herllejos es un chico que ha sufrido en sus propias carnes las garras de la friendzone, pero lejos de guardarlo para él ha querido contarlo al mundo a través de sus redes sociales.

    Anita

    Todo comienza con Anita, la chica de la que estaba enamorado pero que, por desgracia, había algo dentro de sí que le impedía acercarse a ella y conquistarla. ¿Sería vergüenza? ¿Sería miedo? … Fuera lo que fuera, lo cierto es que un día al fin se decidió al vislumbrar una oportunidad fantástica para acercarse a ella, la cual no iba a dejar pasar bajo ningún concepto. Anita le dijo a Fabián que le gustaba la música de Bunbury, por lo que decidió invitarla al concierto que se realizaba pocos días después.
    Fabián casi no podía creerlo. ¡Iba a tener una primera cita con la chica de sus sueños, por fin! Con doscientos pesos en la cartera, las entradas y un montón de nervios, esperó hasta que saliera de la universidad. Y allí estaba: radiante, bella, hermosa. No pudo más que saludarla e ir en dirección a un taxi que les llevara a su destino.

    La noche no empezó bien del todo cuando, ya en el concierto, Anita confesó que en realidad no era fan de Bunbury.

    Pero eso no iba a destrozar su mágica noche, por lo que Fabián decidió llevar a Anita a la tienda de souvenirs, en la que a ella le gustó mucho una camiseta con la fotografía del cantante. Fabián, que pensó que no sería demasiado cara, se echó adelante y preguntó al vendedor cuánto costaba, con cierto aire confiado.

    ¿Cuál fue su sorpresa al descubrir que realmente costaba 130 pesos? Obviamente, miró su cartera y poco más de una mosca había. Anita, desilusionada, dejó la camiseta y aseguró que no le gustaba tanto. Aun así, él le regaló una taza de 100 pesos.

    Ante el agobio, Fabián encontró a unos amigos suyos y les pidió dinero prestado, ya que se había quedado sin nada para volver a casa. Les pidió 50 pesos, pero al final sólo le prestaron 12.

    El taxista

    Ya en el taxi de vuelta a casa, Fabián sacó valor de donde pudo y le confesó su amor. “Sé que no soy el estereotipo de nadie.

    Que soy un desmadre y que, además, soy muy grosero. Pero he puesto mi mejor intención para que todo saliera bien esta noche, aunque al final no haya salido así…”.
    El taxista, que no era tonto, se percató de la situación y encendió la radio en la emisora más romántica que encontró para crear un ambiente adecuado.

    “Me gustas mucho y me gustaría que me dieras la oportunidad de intentar conquistarte como se debe. No es necesario que me respondas ahora, sólo quiero que lo pienses…”.
    Todo parecía ir fantásticamente, hasta que sonó la terrible frase: “Te quiero como amigo”.

    Anita comenzó a sentirse mal, pero Fabián sacó fuerzas para animarla todo lo que pudo. “Tranquila, al que acaban de pisotear es a mí, tú no te espantes”.
    El taxista, observando la nueva situación, decidió cambiar la emisora y dejarlo en “La tortura”, de Shakira.

    Cuando al fin llegaron a casa de Anita, ella le abrazó y le pidió que le llamara cuando hubiera llegado a casa. Fabián volvió a subir al coche, pero recordó que sólo tenía 12 pesos y así se lo hizo saber al taxista, el cual le llevó lo más cerca posible de su hogar.
    En el camino, el taxista le pidió a Fabián que no perdiera su dignidad y no mandara el mensaje a la chica. Que se centrara en sí mismo y se recuperase del duro golpe.
    Por fin había acabado la noche más horrible de su vida. Las cosas no podían ir peor… o eso parecía. Y es que justo entonces comenzó a llover, dejándolo totalmente empapado.

    Pero la desgracia de uno puede convertirse en el ejemplo de los demás. Su historia se ha viralizado por completo, tanto por su valentía como por el carismático taxista.

    ¿Qué te ha parecido este viral? Te animamos a que también eches un vistazo al de la polémica youtuber de 26 kilos.

    1031

    ESCRITO POR PUBLICADO EN OcioVirales

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares