Las peores farsas de Internet en el 2016

Tratamientos que no funcionan y engaños a gran escala. Os traemos las peores farsas de 2016.

por , il

    Las peores farsas de Internet en el 2016

    Empecemos siendo honestos. Todos fingimos, todos actuamos. Todos reaccionamos de manera diferente a la que realmente nos gustaría en multitud de situaciones de la vida. Fingimos para ser aceptados, para encajar, para no quedar en ridículo. Está claro: todos interpretamos un papel, nadie es totalmente sincero todo el tiempo. A veces, muchas veces, fingimos. Y a veces, muchas veces, nos equivocamos. Creemos saber de algo y metemos la pata. Eso es un error.

    Sin embargo, otras veces, la cosa se puede ir de las manos. Y lo que empezó siendo un error, acabar como una farsa a gran escala. Hoy os traemos algunas de las peores farsas de 2016.

    La farsa de las instagramers nutricionistas

    El desayuno es una comida que, si dispones de tiempo, da para explotar la creatividad. Te pones a cortar fresas y a colocar arándanos y te crees Joan Roca de lo bonito que te ha quedado. Pero ojo con venirse arriba con la belleza visual. Que sí, que la fruta es de colorines y combina con todo, pero eso no significa que sea el desayuno más completo y saludable del mundo. Aunque la fruta es buenísima y debe ser consumida a diario, nos faltan todos los macronutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas) para poder considerarlo una comida completa. La instagramer Miriam Albero es un ejemplo de esto. También encontramos el caso contrario, en el que los cereales de colores quedan genial y sólo por eso son puestos como ejemplo de dieta sana. Es el caso de la instagramer Miriam Makaroff. Con lo que atinan luego en belleza…

    Miel y carbón para aclarar las axilas: farsa exótica 2016

    Lo típico que un día decides echarte miel y carbón en los sobacos para que se te pongan más claros. Igual pruebas, y te funciona. El cuerpo humano es fascinante, piensas. O igual simplemente has creído que funciona, porque después de untarte con ese potingue, pues qué vas a decir. Que sí, que ahora mejor, mucho más claritas. Sea como sea, vas y lo publicas en Instagram, ante tus miles de seguidores, como si hubieras descubierto la cura del cáncer. Y ahí comienza una de las farsas más épicas de Internet 2016.

    La instagramer Farah Dhukai se sintió tremendamente satisfecha una mañana al descubrir este ungüento, y decidió predicar la palabra ante su legión de seguidores. Y ahora resulta que el carbón simplemente limpia la suciedad de los poros y hace que las axilas se vean más claras. Tiene sentido, ya que se usa también para potabilizar el agua, crear máscaras de gas y tratar desintoxicaciones. Qué menos que te limpie los sobaquitos.

    Y aquí viene lo mejor. Si un día te da por probar el mejunje (que hay que tener ganas), y decides incorporarlo como un cosmético diario, debes saber que un uso prolongado o excesivo provoca sequedad y descarnación. Vamos, que te puedes pasar unos cuantos días con los brazos abiertos como si fueras a abrazar a alguien.

    La cura del acné: FARSA

    Huda Kattan es una blogger que también se erigió como salvadora de la humanidad al creer que había descubierto el remedio contra el acné. Leche, nuez moscada y miel (¿qué le pasa a las instagramers con la miel? Con lo rica que está, no entiendo el interés en untársela en la cara). Esta alquimista del siglo XXI nos mostró su mezcla mágica a través de un vídeo en YouTube, en el que nos explicaba que había que dejarla actuar durante diez minutos. Wow, un producto rápido y efectivo, seguro que además está delicioso. Antes de ser untado por la frente, claro está. ¿Qué podía salir mal?

    Pues todo era una farsa. Ni la nuez ni la miel ayudan en nada a que desaparezca el acné. La leche, por otra parte, es contraproducente para el mismo, debido a su alto contenido en grasas y azúcares. Una pena, con lo fácil que es de hacer. Pero vamos, que si queréis algún tip de belleza sin tener que untaros media cocina sobre la piel, aquí nos tenéis.

    La peor farsa: ¿La puñalada a Yao Cabrera?

    Dejamos a un lado a las instagramers, y pasamos al caso de un youtuber. Es archiconocido el caso de Yao Cabrera, que en las últimas semanas ha dado material de sobra a youtubers de habla hispana para hacer vídeos criticándolo. El motivo, nada menos que fingir una sangrienta puñalada durante una cámara oculta. En su vídeo, Yao Cabrera nos cuenta que él y un amigo van a pillar in fraganti a un camello que vende droga en las puertas de los colegios. En un momento del vídeo, Yao recibe una supuesta puñalada por parte del camello. Yao, sangrando, es llevado hasta un hospital donde es curado, posteando todo en Twitter, además. Pues bien, pese al enorme revuelo que generó tanto en Internet como en los medios de comunicación debido a la dudosa veracidad del ataque, el youtuber desmiente que se tratase de un engaño, ¿Qué pensáis vosotras?