Llorar en el trabajo: Consejos para superar el momento

Llorar en el trabajo es algo que a todas nos ha pasado en algún momento

por , il

    Llorar en el trabajo: Consejos para superar el momento

    Llorar en el trabajo es un acto totalmente normal. Todas hemos tenido días malos en los que no hemos podido aguantar la avalancha de emociones que se genera. Se calcula que el 41% de las mujeres han llorado en algún momento en su puesto de trabajo. El momento en que esa sensación se disipa y después hacer frente a tus compañeros es muy delicado. La vergüenza de haber compartido un sentimiento o el miedo al qué dirán nos bloquea. Te presentamos una serie de consejos para superar ese momento:

    Prepárate para llorar

    Si eres de las que sabes que te vas a emocionar en cualquier momento o no es la primera vez que te ocurre, debes estar preparada. Hay personas que son más sensibles que otras o tienen un tipo de trabajo que les condiciona. Si estás sometida al estrés y a las emociones, será mejor que vayas al trabajo bien equipada. Usa máscara a prueba de agua y lleva siempre pañuelos de papel en el bolsillo. Puedes tomar nota de estos trucos para arreglar el maquillaje después de llorar.

    Encuentra un lugar para llorar

    #photography #photo #badday #smook #smooking #hate #isec #friend #llorar #tristeza

    A post shared by Lz99 (@luzmerolla_ph) on

    Hay un lugar que nos puede servir como punto de salvación. Esa parte de la oficina donde nadie nos ve y podemos tranquilizarnos. Llorar es natural y no pasa nada porque te vean, pero si quieres evitar entrar en un bucle infinito es mejor que estés sola unos momentos. Te podrás calmar más rápidamente y evitarás dar explicaciones a nadie. Busca y encuentra un lugar para llorar.

    Las emociones son poder

    Toda emoción que invade nuestro cuerpo es algo poderoso que surge de la nada. En nuestro interior se genera una fuerza que busca salir por todos los medios. No muestras una debilidad, estás dejando claro que eres una persona con mucho carácter. Debes preguntarte cuál es el origen de esta sensación, qué es lo que te está causando tanto daño. Sacar a relucir los problemas es básico para que puedas eliminarlos.

    La oportunidad de las lágrimas

    Las lágrimas son una oportunidad para mostrar un lado más humano. Puede que no seas la única que desee llorar, pero si la que no se ha reprimido. Una oleada de lágrimas empezará a brotar de muchos otros ojos. Encontrarás de esta manera la forma de sincerarte y de unirte con tus compañeras. Pasar por una situación similar genera unos vínculos especiales. Encontrarás la oportunidad de mejorar el ambiente de trabajo.

    La tensión, el estrés y nuestra ajetreada vida personal, son las principales causas de que no podamos evitar llorar en el trabajo. Es un proceso natural del que debemos hacer caer todos los tabús. Somos humanas y es inevitable tener sentimientos.