Ordenar la casa: Trucos para tirar cosas inútiles

Tirar cosas inútiles es una prioridad para convertir tu casa en un lugar más agradable. ¡Atenta a estos consejos para ordenar la casa!

por , il

    Ordenar la casa: Trucos para tirar cosas inútiles

    Nuestra casa es nuestro templo, pero a veces lo descuidamos y acabamos llenándolo de cacharros inservibles. Si quieres ordenar la casa de forma efectiva, no te pierdas estos trucos para tirar cosas inútiles.

    ¿Qué es el decluttering?

    Lo sabemos: hay objetos que sencillamente se nos hace imposible tirar por traernos grandes recuerdos. Pero, ¿para qué necesitas un reloj roto, un juguete de tu infancia o calendarios de hace años?

    El decluttering es el sistema definitivo para ordenar la casa y disfrutar de una vida minimalista. Entre sus principales normas está la de deshacerse de todo aquello que no necesitemos o no nos haga felices. Si quieres saber cómo, echa un vistazo a los trucos que te contamos a continuación.

    Cómo ordenar la casa tirando cosas inútiles

    1. Mira dentro de todas las cajas. Lo primero que tienes que hacer para ordenar la casa tirando cosas inútiles es mirar en el lugar donde suelen acumularse: las cajas. Ahí introducimos objetos que no necesitamos en nuestra vida y que, sin embargo, nos da lástima tirar: periódicos viejos, agendas utilizadas y pasadas, revistas, cupones de descuentos caducados, juguetes de tu infancia… ¿Para qué quieres todo eso? ¡Deshazte de todo!
    2. Saca todo de tu armario. ¿Cuánto hace que no te pones ese jersey? Es más: ¿cuánto hace que dejó de gustarte? Saca todo lo que tengas en el armario y decide con qué prendas quieres quedarte teniendo siempre presente si le das uso habitualmente o no.
    3. Sin piedad para las prendas deterioradas. Y siguiendo con la ropa y otros útiles del hogar, seguro que tienes guardado en algún cajón un antiguo mantel, unas sábanas o incluso una prenda de vestir con una mancha horrorosa que nunca has logrado quitarle. Acaba con ella de raíz cambiándola por otra.
    4. Analiza tu vajilla. Es muy normal que al fregar se nos pueda resbalar un plato y acabemos haciéndole una muesca, pero sacarlos cuando tenemos invitados no va a ser agradable y siempre acabamos teniéndolos guardados. Esto mismo ocurre también con ollas y sartenes tan antiguas que incluso las obviamos cuando tenemos que cocinar. Saca de tus cajones todo lo que no te gustaría sacar a tus invitados y quédate con lo que realmente te sientas cómoda.
    5. Renueva las plantas mustias. Acéptalo, la vida de esa planta que te gustaba tanto ha llegado a su fin y deberás dejarla ir. Puedes cambiarla por otra o plantar semillas para que una pequeña vida pueda nacer en cuestión de días.
    6. Revisa los cosméticos. ¿Sabías que los cosméticos tienen fecha de caducidad y pueden llegar a provocar problemas en la piel? Comprueba si los tienes mucho tiempo o si su color y textura han variado. Si es así, no te lo pienses y cámbialos por otros.
    7. Deshazte de las cajas de botones. Junto al costurero siempre tenemos a nuestra fiel amiga: la caja de botones. Nos lleva muchos años llenarla con los botones que traen las nuevas prendas de ropa o con los que quitamos a los pantalones que vamos a tirar, pero te recordamos que durante todos esos años nunca te ha hecho falta ni un solo botón. Ahí lo dejamos.
    8. Mira bien tus estanterías. Es bonito tener una estantería cargada de libros, y aún lo es más si has podido leerlos todos. Pero, ¿qué vas a hacer con todos ellos? A menos que haya alguien más en casa o tengas algún amigo a quien prestárselos, por lo general no te van a servir de mucho. Te recomendamos que optes por comprar un e-reader, ya que ocupará muy poco espacio y tendrás la casa más despejada.
    9. Piensa en si quieres tenerlo. ¿Realmente ese objeto te es útil y te hace sentir cómoda? Si es así, consérvalo. Si la respuesta es ‘no’, se trata de un objeto inútil. No te sientas culpable por deshacerte de él, ya que va a ser la única forma de rodearte de cosas que realmente te hagan sentir a gusto y feliz.