Ortodoncia canina: Cuándo se usan los brackets para perros

Los brackets pueden ser un buen recurso para mejorar la salud de nuestro mejor amigo, te contamos los detalles

por , il

    Ortodoncia canina: Cuándo se usan los brackets para perros

    Al igual que las personas, nuestros amigos peludos también tienen problemas con la alineación de sus dientes y con la forma de su mordida. Utilizar brackets para corregir este tipo de problemas puede ser una buena opción si lo hacemos en el modo correcto. A continuación, te explicamos qué son exactamente los brackets para perros y cuándo es apropiado utilizarlos para ayudar a nuestro mejor amigo.

    ¿Qué son exactamente los brackets para perros?

    brackets para perros

    Los brackets para perros no son más que los mismos brackets que utilizamos los humanos, una serie de sujeciones metálicas que pueden ayudar a corregir la inclinación y el aspecto de la boca de nuestro perro.

    Los brackets pueden hacer que los dientes malformados por un trastorno genético o por algún accidente vuelvan a su estado natural a través de la presión ejercida por los hierros, la mecánica es exactamente la misma que en humanos y puede solucionar problemas como mala mordida, problemas para cerrar la boca, problemas digestivos asociados a no poder masticar bien la comida o incluso problemas respiratorios producidos por no poder tener la boca cerrada.

    Poner brackets a tu perro debe ser algo que vaya a ayudarle a tener una vida mejor, es decir, que debes hacerlo en caso de que el problema dental pueda afectar a su vida diaria o pueda producirle en un futuro problemas de salud graves, no por el mero hecho estético como se hace muchas veces en humanos.

    ¿Cuándo poner brackets a un perro?

    d

    El uso de brackets en los perros está indicado cuando el perro tenga un crecimiento anómalo de los dientes, es decir cuando de forma natural sus dientes crezcan tan separados entre sí, que le impidan poder morder con normalidad, cerrar la boca o tener una vida sin dolor asociado a esa malformación.

    Otra de las situaciones en las que es recomendable poner brackets a tu perro es si ha sufrido algún accidente que haya podido desfigurar su boca, en este caso una operación seguida del uso de brackets correctivos es la opción más completa.

    Por último, si tu perro tiene alguna mala costumbre como morder jaulas o romper todo aquello que encuentra a su paso independientemente de la envergadura o material con el que esté construido el objeto, la utilización de brackets corregirá este mal hábito, pues el animal sentirá dolor al intentar morder con los brackets puestos.

    ¿Todos los perros pueden llevar brackets?

    Tenemos que tener en cuenta que los brackets que se ponen a los perros son los mismos que se ponen a las personas, es decir que están fabricados para personas por protésicos dentales que no tienen en cuenta la forma de la boca de un perro sino la forma de la boca de una persona.

    Por esto mismo, puede haber perros que, por tener los dientes pequeños, no puedan utilizar los brackets porque no exista suficiente superficie para pegar el bracket.

    La salud de nuestro mejor amigo

    Aunque poner brackets a tu perro pueda suponer un desembolso grande de dinero, es algo necesario si lo amas y está sufriendo. Piensa que él daría tu vida por ti y que lo menos que puedes hacer es que esa vida sea lo más cómoda posible.