Navidad 2016

Phubbing: La fea costumbre de mirar el móvil mientras compartes momentos reales con otros

Phubbing: La fea costumbre de mirar el móvil mientras compartes momentos reales con otros

Ignorar a las personas que tienes delante en favor de tu teléfono móvil es gesto muy feo y ya tiene un nombre: phubbing.

por en Curiosidades, Ocio, Tecnología, aplicaciones móviles mujer
Última actualización:
    Phubbing: La fea costumbre de mirar el móvil mientras compartes momentos reales con otros

    Para algunos es una falta de respeto, otros lo ven como algo inevitable pero lo cierto es que el

  • phubbing
  • (mirar el móvil constantemente, aunque no haya sonado ni vibrado, en presencia de otras personas) cada vez está más extendido y parece que ha venido para quedarse. Analizamos las causas y las consecuencias de esta práctica.

    Seguro que has presenciado e incluso protagonizado esta escena en algún momento. Imagina a un grupo de personas o a una pareja en un restaurante. Cualquiera podría pensar que están compartiendo una cena agradable pero no se miran, no se hablan entre ellos. Y es que hay algo que se interpone entre los comensales: sus teléfonos móviles.

    No, no es que se haya producido una casualidad y les hayan mandado un mensaje a todos al mismo tiempo. Sus teléfonos ni siquiera han sonado pero todos ellos tienen los ojos fijos en sus pantallas. Esta escena es un claro ejemplo de lo que los australianos comenzaron a llamar phubbing allá por 2008 y que hoy es ya una realidad a la que pocos escapan.

    Tal y como afirman los expertos esta fea costumbre se ha extendido por imitación. Los seres humanos aprenden a realizar tareas observando cómo las realizan sus congéneres y repitiéndolas. Es probable que el phubbing comenzara a darse de forma paralela en distintas cafeterías repartidas por todo el mundo. Alguien enfadado, triste o simplemente con pocas ganas de hablar cogería su teléfono con la esperanza de ver un nuevo mensaje. Pero no tenía notificaciones y decidió entrar en Facebook, Twitter o Instagram a ver cuantos ‘Me gusta’ tenía su última publicación. Y si alguien te hace algo así, respondes con el mismo gesto.

    Los seres humanos de esta era nos hemos vuelto adictos a la inmediatez.

    Queremos respuestas rápidas a todas nuestras dudas, satisfacer nuestra curiosidad en un instante y ser el centro de atención por unos segundos. Además, existen estudios que demuestran que en las conversaciones digitales nos sentimos mucho más libres: no hay que fingir interés, puedes pensar en una buena réplica antes de tener que darla o contestar con un emoticono.

    Es muy difícil vaticinar que el phubbing, entre otras muchas cosas, acabará con las relaciones interpersonales. Aunque alguien sienta la necesidad de mirar el móvil cada pocos minutos, o de subir una foto a Instagram de su cena no quiere decir que dejen de disfrutar de esos momentos o de pasar tiempo de calidad con sus amigos y familiares.

    Lo más importante es evaluar la cantidad de tiempo que le dedicas al teléfono y sopesar si te estas excediendo o no. en caso de que sea así intenta controlarlo y sobre todo, atiende a las personas que tienes delante. Prestarles atención a ellas es lo más importante. Sea quien sea quien esté al otro lado de tu móvil seguirá estando allí cuando te marches.

    También te puede interesar: Móviles y niños: Claves para que los utilicen correctamente y 7 señales que demuestran que tienes una relación con tu teléfono.

    637

    ESCRITO POR PUBLICADO EN CuriosidadesOcioTecnologíaaplicaciones móviles mujer

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares