Poemas para una madre: 5 poesías para el Día de la Madre

Dedica un poema a tu madre en su día. Si no sabes cómo decirle cuánto la quieres, apunta estas poesías para el Día de la Madre.

por , il

    Poemas para una madre: 5 poesías para el Día de la Madre

    ¿A quién no le gusta que le dediquen una poesía? Regalar poemas para una madre es una de las mejores ideas para sorprenderla en su día, y es que las palabras son el mejor vehículo para transmitir todo el amor, admiración, respeto y cariño que sentimos por la mujer más importante de nuestras vidas. Una idea fantástica es escribirla sobre una bonita tarjeta de felicitación hecha a mano y entregársela mientras aún esté en la cama para que comience el día con buen pie. Si quieres acertar, no te pierdas estas 5 poesías para el día de la madre. ¡Le encantarán!

    Día de la Madre: Poemas para una madre

    Madre, llévame a la cama, de Miguel de Unamuno

    Madre, llévame a la cama

    Madre, llévame a la cama.

    Madre, llévame a la cama,

    que no me tengo de pie.

    Ven, hijo, Dios te bendiga

    y no te dejes caer.

    Caricias, de Gabriela Mistral

    Madre, madre, tú me besas,

    pero yo te beso más.

    como el agua en los cristales,

    caen mis besos en tu faz…

    Te he besado tanto, tanto

    que de mi cubierta estas

    y el enjambre de mis besos

    no te deja ni mirar…

    Canción tonta, de Federico García Lorca

    Mamá,

    yo quiero ser de plata.

    Hijo,

    tendrás mucho frío.

    Mamá.

    Yo quiero ser de agua.

    Hijo,

    tendrás mucho frío.

    Mamá.

    Bórdarme en tu almohada.

    ¡Eso sí!

    ¡Ahora mismo!

    Los reyes de la baraja, de Federico García Lorca

    Si tu madre quiere un rey,

    la baraja tiene cuatro:

    rey de oros, rey de copas,

    rey de espadas, rey de bastos.

    Corre que te pillo,

    corre que te agarro,

    mira que te lleno

    la cara de barro.

    Del olivo

    me retiro,

    del esparto

    yo me aparto,

    del sarmiento

    me arrepiento

    de haberte querido tanto.

    Madre guía, de Antonio Machado

    ¡El alma niña!

    Su clara luz risueña;

    y la pequeña historia,

    y la alegría de la vida nueva…

    …¡Ah, volver a nacer, y andar camino,

    ya recobrada la perdida senda!

    Y volver a sentir en nuestra mano

    aquel latido de la mano buena

    de nuestra madre… Y caminar en sueños

    por amor de la mano que nos guía.

    ¿Qué te ha parecido este artículo? Te recomendamos que también eches un vistazo a las frases más bonitas que dedicar a una madre y a estas manualidades para el Día de la Madre.