¿Por qué la vuelta de vacaciones se te hace más corta que la ida?

¿Por qué la vuelta de vacaciones se te hace más corta que la ida?

Seguro que más de una vez te has hecho esta pregunta: ¿por qué la vuelta de vacaciones se te hace más corta que la ida? Te lo respondemos.

por en Ocio, Viajes y Vacaciones, Información Ocio
Ultimo aggiornamento:

    ¿Por qué la vuelta de vacaciones se te hace más corta que la ida? Seguramente también habréis tenido la clara sensación de que el viaje de regreso de unas vacaciones se hace mucho más corto que la ida, que por su parte, ha sido larguísima, a pesar de que han sido los mismos kilómetros.

    Aunque lo creas, no estás sufriendo ninguna forma de locura extraña. Es el cerebro, que en términos simples, te está engañando. Averiguamos cómo.

    ¿Sabías que se ocuparon de esta cuestión en la Universidad de Kioto, Japón? Ésta misma es la que ha confirmado que esta percepción anormal de la duración del viaje de vuelta, no es más que el resultado de una ilusión del tiempo que se manifiesta cualesquiera que sean los medios utilizados para llevar a cabo este camino.

    Para descubrir el origen de este efecto ilusorio, investigadores de la Universidad de Kioto han llevado a cabo una investigación en dos partes. En el primer grupo se mostró una película en la que un cámara se movía desde el punto S (inicio) al punto E (final) y luego, recorriendo la misma distancia al contrario. Al segundo grupo se le mostró la película de la ida igual que al primer grupo, pero una diferente para la vuelta, en la que cambió la forma, pero no la distancia total entre los dos puntos de referencia.

    Al terminar la visión, se pidió a ambos grupos que reflexionaran sobre las rutas vistas y su longitud. Los participantes del primer grupo han respondido, sin dudarlo, que el camino de la vuelta era claramente más corto que el de ida.

    Este resultado, junto con otra investigación llevada a cabo en los años cincuenta, muestra que los factores de la familiaridad y la previsibilidad participan en la creación de este efecto distorsionante del tiempo. De hecho, todos tendemos a considerar una ruta más corta que ya conocemos, sabiendo con certeza dónde vamos, y el tiempo parece pasar más rápido.

    Por otra parte, en el caso de ir de vacaciones, también debemos considerar las “expectativas” que nos creamos. Por lo general cuando se va a un viaje de placer, hay un montón de buenas intenciones, y esperanzas positivas y todo a menudo nos lleva a subestimar la longitud de la ruta. En el camino de vuelta, sin embargo, será la negatividad, la tristeza y la frustración las que lideren el camino. Esto nos conducirá a sobrestimar el viaje, por lo que parecerá más corto.

    Al final todo es un juego de ilusiones mentales, el resultado de esas emociones que habitan dentro de nosotros cuando nos vamos de viaje, incluso cuando viajamos solos, y desaparecen cuando tenemos que volver.

    Eso sí, siempre encontramos buenas razones para viajar, ¿o no?

    576

    ESCRITO POR PUBLICADO EN OcioViajes y VacacionesInformación Ocio Última actualización: Jueves 09/06/2016 07:15
     
     
     
     
     
     
     
    Más populares