Una soldado denuncia una violación grupal en un cuartel de Antequera

Ocurrió cuando ella se fue al baño y al parecer le echaron barbitúricos en la bebida. Al día siguiente no recordaba nada pero tenía síntomas de violación.

por , il

    Una soldado denuncia una violación grupal en un cuartel de Antequera

    Una soldado de 35 años ha denunciado una posible violación grupal, al estilo de La Manada de San Fermín, en el interior del cuartel del Ejército de Aire en Antequera (Málaga) en diciembre. Según la denuncia de la mujer, alguien le administró algún tipo de droga en su bebida mientras estaba de fiesta con unos compañeros en un pub. Al día siguiente se despertó con un fuerte dolor de cabeza y con síntomas de haber sido violada. Un juzgado militar y la Policía Nacional ya lo investiga.

    Según denuncia la mujer alguien le administró algún tipo de droga en su bebida mientras estaba de fiesta con unos compañeros en un pub. Cuando despertó al día siguiente tenía un fuerte dolor de cabeza y no recordaba nada, aunque presentaba un hematoma y molestias en el pecho y el labio. Posteriormente ha recordado algunos momentos de esa noche y habla de al menos dos agresores. En su relato aseguró que uno de sus compañeros intentó violarla “pero no pudo concluir ya que no se dejaba”, aclaran en el documento policial. Una vez más las drogas, mezcladas con alcohol, se convierten en una bomba.

    La presunta víctima está de baja y con tratamiento psicológico, síntomas propios de una postviolación, ya había denunciado internamente en septiembre un abuso sexual por parte de un compañero que también estuvo en el bar la noche de la agresión múltiple. “Me movía mientras me cogía del brazo y me decía cosas”. También recuerda a otro hombre, más grande que el anterior, “con una respiración muy profunda”, del que notaba el contacto en su costado izquierdo y su cara, resultándole “muy desagradable”, ha relatado la posible víctima.

    De momento no hay nadie detenido ni se ha identificado aún a los presuntos autores de la agresión sexual. Al parecer, cuando volvió del servicio, la bebida tenía un sabor amargo, pero ella no le dio importancia. Algo que nos invita a pedir mucha precaución cuando te encuentras en los bares y pierdes de vista lo que estás bebiendo.

    Una posible violación que nos recuerda a lo ocurrido en San Fermín con la famosa Manada. Estaremos muy atentos a qué ocurre con este caso.