Navidad 2016

Westworld: 10 motivos por los que supera a Game of Thrones

Westworld: 10 motivos por los que supera a Game of Thrones

Westworld está llamada a ser la sucesora de Game of Thrones. Hoy os contamos por qué esta es una muy buena noticia.

por en Cultura, Ocio
Última actualización:
    Westworld: 10 motivos por los que supera a Game of Thrones

    La HBO hace un hueco entre hechizos y dragones para darnos cine en estado puro. Westworld supera a Game of Thrones desde su primer episodio. El episodio piloto del que hoy es el mayor fenómeno fan a nivel mundial, se parecía más a un capítulo de Embrujadas ambientado en la Edad Media que a un producto cinematográfico de primer nivel. Westworld, en cambio, fusiona cine y televisión desde el minuto uno de forma épica. Hoy te contamos diez motivos para olvidarte del mundo de GoT y recibir con los brazos abiertos a Westworld.

    La de Game of Thrones es maravillosa, si tienes quince años y te encantan los libros sobre elfos, hadas y Harry Potter. En caso contrario, es un auténtico plomo que parece diseñado por aquel chaval del instituto que coleccionaba figuritas de World of Warcraft. La de Westworld, en cambio, es soberbia, tengas la edad que tengas. Elegante y sofisticadísima, la serie merece la pena solo por ese primer minuto y cincuenta segundos.

    El hermano listo de los Nolan está detrás de la serie. El que tiene los pies en la tierra, no Christopher, que parece que diseña escenas con un remix house del Carmina Burana de fondo. Pum, puntazo a favor. Guión de ciencia ficción de la mano de Jonathan. El que mola, el que está en la sombra y no necesita una inyección de cumplidos de parte de toda la población mundial. Gracias, Jonathan, a ti sí, por escribir, y por no basar todos tus puntos de trama en personajes que la palman.

    Si eres fan de la ciencia ficción, tienes que ver Westworld. Si no lo eres, a mayor razón. Westworld es epicidad, pegada a la realidad (gracias, Jonathan, otra vez, por lo de los pies en la tierra). NO fantasía. NO elfos y flechas. Por fín.

    Western, ciencia ficción y drama. Todos tienen cabida en la épica apuesta de la HBO. Bueno, los dragones no, de momento. Supongo que ya para vosotros, fans de GoT, no merece la pena ¿verdad?.

    Si la cabecera te pareció increíble, espera a escuchar una versión de música clásica ambiental de Paint It, Black de The Rolling Stones en mitad de un tiroteo en un lejano oeste poblado de cyborgs. Lo dicho, un espectáculo.

    La has visto en The Fighter y en Across The Universe.

    Quizá ella te encantó en ambas, o quizá no te terminaron de convencer. En Westworld, en cambio, no hay discusión: Evan Rachel Wood es la estrella del show. La protagonista, lo que nos lleva al siguiente punto.

    No una Daenerys en medio de un océano de tíos. No. La punta de la flecha, la que lleva la mayor parte del peso narrativo, es una mujer. Difícil de ver en HBO, y dificilísmo de ver en la televisión en general. Su Dolores Abemathy tiene todas las papeletas para estar, algún día, a la altura de Tony Soprano o Walter White.

    Con el testimonio de miles de fans que afirman ver la serie con un mapa y un cuaderno de anotaciones al lado, HBO se frotaba las manos sabiendo que podía referirse a su juguetito Game of Thrones con el calificativo de ”denso” en lugar de ”pretencioso ladrillo con ínfulas de obra maestra”. Westworld, en cambio, tiene muy claro que es un pedazo de serie, no un atlas de geografía.

    Ed Harris. De negro. Con sombrero de vaquero. Nada más que añadir.

    Hay historias que necesitan muchísimas páginas para ser contadas. Hay otras que aprovechan a una inmensa legión de fans para hacer caja libro tras libro. George R. R. Martin, te estoy mirando a ti.

    1082

    ESCRITO POR PUBLICADO EN CulturaOcio

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares