Navidad 2016

10 cosas que debes (o no) hacer cuando duermes con él la primera vez

10 cosas que debes (o no) hacer cuando duermes con él la primera vez

Cuando duermes por primera vez con alguien puede pasar de todo. Te contamos como debes actuar en cada situación.

    10 cosas que debes (o no) hacer cuando duermes con él la primera vez

    Seamos sinceras la primera vez que te quedas a dormir a casa de tu nuevo novio siempre es rara. Se producen situaciones incómodas que poco a poco se irán solucionando a medida que toméis confianza. Pero mientras esto ocurre aquí van 10 situaciones que pueden ponerte en aprietos y cómo debes (o no) actuar si se producen.

    Acabáis de hacer el amor y lo último que te apetece ahora es salir a la calle a parar un taxi que te lleve a casa y él, como si leyera tus pensamientos, te ofrece quedarte a dormir. Aceptar o no aceptar esa es la cuestión, porque a partir de este momento la cosa se complica.

    Si no te sientes cómoda haciéndolo (y si él se pone su pijama) pídele que te preste algo para no congelarte durante la noche. Una camiseta grande sobre la ropa interior queda súper sexy.

    Las chicas previsoras siempre llevan pequeño neceser de emergencia en el bolso. Pero si tú no lo eres pídele uno. Quizá él sea más precavido y guarde alguno de sobra.

    No duermas maquillada. Nunca. Además de ser muy perjudicial para tu piel ¡mancharás la almohada! Utiliza su jabón de manos si es necesario y si te has pintado los ojos con sombras whaterproof escápate a la cocina y moja un algodón con aceite de oliva.

    Aunque sueñes con pasar la noche abrazada a él lo más probable es que cada uno acabe a un lado de la cama. Espera a que él se acueste y túmbate en el lado que haya dejado libre. Si se tumba en el centro, tienes permiso para elegir el que te apetezca e ir abriendo hueco a lo largo de la noche.

    Lógico. Que no te dé corte seguro que él también empieza a agobiarse.

    Cambia de postura con delicadeza y seguid abrazados un rato más, si os apetece.

    Todos lo hacemos alguna vez así que no le juzgues ni se lo reproches porque podrías hacerle sentir mal. Acaríciale un brazo, lo más probable es que se despierte, se de la vuelta y siga durmiendo como si nada.
    Si eres tú la que roncas procura ponerte en una postura en la que no lo hagas y aguanta en ella toda la noche. Sabemos que duele pero más te dolerá que te vacile con el tema al día siguiente.

    Quizá tenga que irse a algún sitio. Salta de la cama lo más rápido que puedas y sal a darle los buenos días con tu mejor sonrisa. ¡Corre!

    Que no te engañen, el perfecto bedhead requiere horas de peluquería. Si te has levantado con pelos de loca intenta recogerte la melena en una coleta. ¿No tienes goma? Busca en tu bolso, seguro que encuentras una horquilla perdida…

    Anoche te pusiste un Little Black Dress de infarto pero por la mañana te sientes ridícula llevándolo para desayunar. Son cosas que pasan, haz como si nada y vete a casa a cambiarte lo antes posible.
    Quizá te interese: Cómo saber que estás preparada para una nueva relación.
    ¿Por qué somos monógamos?

    745

    ESCRITO POR PUBLICADO EN CariciasHacer El AmorParejaPrimera VezConsejos ParejaDormir

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares