10 falsos mitos sobre el miembro masculino [MULTIPÁGINA]

Sobre el miembro masculino existen muchas historias falsas y mitos. A continuación te desvelamos 10 de ellos, para que no te creas todo lo que te cuentan. ¡Te lo contamos todo!

por , il

    Seguro que toda tu vida has vivido rodeada de mitos o “leyendas urbanas” sobre el miembro viril. Pues hoy te decimos algo ¡es todo mentira! . Hay un montón de bulos acerca del órgano sexual masculino, te los detallamos a continuación, ¡seguro que te sorprenden!.

    Si después de hacerlo su miembro sigue erecto, es que tiene ganas de más

    Esto no es exactamente como pensamos, influyen diversos factores. Algunos hombres necesitan más tiempo de recuperación, algunos están dispuestos al momento, a los 5 minutos, a la hora o al día siguiente. Que siga erecto puede ser por el nivel de excitación, la cantidad de flujo sanguíneo o de si tomó la famosa píldora azul.

    El pene no es un hueso, no se puede romper

    Seguro que si esto se lo dices a un hombre se echa las manos a la cabeza. No tiene huesos, pero sí que se puede romper, ¡y es muy doloroso!. Sólo puede curarse mediante cirugía. En el pene hay tejidos cavernosos que llevan el suministro de sangre, y están protegidos por ligamentos que pueden romperse..

    El tamaño de los pies es indicio del tamaño del pene

    En este tema no hay ninguna regla. No hay relación entre el pene y el pie, la nariz o los dedos. Tampoco influye la raza o la complexión física, te puede tocar un tamaño u otro, será toda una sorpresa hasta que llegue el momento. No te fíes de las apariencias

    El semen no tiene carbohidratos

    ¡Otra mentira! El semen es fruto del azúcar y por supuesto tiene un alto índice en carbohidratos. Te pueden decir que es bueno para la salud, que adelgaza, o incluso bueno para el cutis, pero no hay nada de cierto en esto. Si estas a dieta, prueba con otra bebida baja en azúcares.

    El tamaño es importante

    Está claro que algunas mujeres tienen preferencias en este tema, pero esta afirmación no es del todo exacta, ya que el placer de la mujer no depende del tamaño de pene. ¡Ni siquiera lo necesitamos para alcanzar orgasmos! Pero para ellos es miembro de virilidad y les preocupa realmente su tamaño y circunferencia.

    Cuanto más grande, mejor funciona

    Esto tampoco es cierto, porque un gran tamaño no quiere decir que sepa usarlo adecuadamente. Además se dice que los hombres con el miembro grande piensan que ya sólo por ese motivo pueden dar placer y se olvidan de otros muchos factores también placenteros para nosotras.

    No es bueno eyacular a diario para los espermatozoides

    No es exactamente así. Quienes eyaculan todos los días solo alivian su carga, es decir, disminuyen el número de espermatozoides en cada eyaculación, pero esta cantidad se regenera rápido. Pero por si acaso, si buscas quedarte embarazada, es mejor que tu chico no se masturbe y sólo tenga sexo contigo. ¡No querrán desperdiciar nadadores!

    El pene es un músculo

    El pene es un tejido esponjoso que cuando tiene una erección aumenta el flujo sanguíneo y hace que las arterias se expandan. Es por eso que la disfunción eréctil es una enfermedad vascular que se previene con un corazón sano que pueda mantener un buen flujo sanguíneo. El pene no es simplemente un músculo, es un miembro más complicado.

    Todos se la han medido alguna vez

    Poco común es que un hombre no sepa los centímetros exactos de su miembro. Si lo dicen, concedámonos el beneficio de la duda. La media de España está en 13,58 cm y 3,82 cm de diámetro, según un estudio de la Asociación Española de Andrología. Se puede decir que si el miembro mide más de 10 y menos de 16, no puede considerarse ni grande, ni pequeño.

    El tamaño y la fertilidad

    Lo de relacionar el tamaño con la fertilidad e, incluso, con la determinación de si es niño o niña, es algo paleolítico. Puede que sea uno de los peores mitos sobre el pene que existen entre la población femenina y masculina. La creencia de, si es más grande, será niño y, al revés, niña, puede incluso ser un síntoma de sexismo. Existen una gran cantidad de factores que influyen en la concepción de un bebé