10 zonas erógenas inesperadas

Te presentamos 10 zonas erógenas inesperadas que seguramente te sorprendan, como la nuca o la nariz.

por , il

    10 zonas erógenas inesperadas, el sexo siempre esconde sorpresas inimaginables, que nunca nos acaba de sorprender, como ocurre en la vida. Por supuesto, la experiencia cuenta, ya que es gracias a ella por lo que aprendemos a encontrar nuestros puntos erógenos (y los del otro), que no siempre corresponden a las pautas clásicas. A algunas personas, por ejemplo, les encanta la estimulación de las orejas y otras, de hecho, llegan al máximo placer al tocarles la nariz.

    1.- La nariz

    Es el órgano más sensible en la cara en todas las personas, debido a las numerosas terminaciones nerviosas y el tejido eréctil que figura en ella. Por eso darse un beso de gnomos es una gran idea.

    2.- Los pies

    Que a algunos hombres les vuelve locos es bien sabido, pero si la zona erógena de las mujeres son los dedos, para los hombres es la planta de los pies, al ser estimulados con delicadeza.

    3.- El cuello

    Es la nuca la parte más sensible del cuello y es ahí donde hay que actuar para excitar a las mujeres, y también a los hombres. Bastan pocos besos y suaves masajes.

    4.- Parte interna del muslo

    También en este caso se trata de terminaciones nerviosas abundantes. Apenas estimularlos con las manos o con la lengua se llega de forma rápida al placer tan deseado.

    5.- Nervios sacros

    Un suave masaje en la zona de los nervios sacros, a la altura de los riñones, y es todo lo que se necesita para alcanzar el placer, especialmente si el destinatario es una mujer.

    6.- El cerebro

    Es inútil, sea cual sea el tipo de estimulación, ésta siempre parte del cerebro. Si no hay una implicación mental, el resto no funciona. Descubre las fantasías sexuales más extrañas.

    7.- La cabeza

    Masajear la cabeza durante la relación sexual es una fuente de placer inagotable para las mujeres, gracias a la oxitocina que se libera durante el masaje.

    8.- Las rodillas

    La parte posterior de las rodillas es un verdadero punto G para los hombres y mujeres. Es suficiente tocarlas o masajearlas para conseguir un buen orgasmo.

    9.- El ombligo

    El ombligo y el clítoris están formados por el mismo tejido. Ésta es la razón por la que la estimulación de la primera asegura la segunda.

    10.- Las orejas

    Son particularmente sensibles, sobre todo el punto que une el lóbulo de la oreja y el tejido cerca de la cara. ¡Haz la prueba!

    Viajes y vacaciones