5 motivos por los que las pequeñas discusiones ayudan a la pareja

¿Conoces los 5 motivos por los que las pequeñas discusiones ayudan a la pareja? En Ella Hoy te los mostramos uno a uno para que veas que discutir de forma razonable no es tan malo para una relación.

por , il - Última actualización

    ¿Sabías que existen 5 motivos por los que las pequeñas discusiones ayudan a la pareja? Sí, como lo lees. Y con esto nos referimos a discutir de manera constructiva (que también se puede). Sólo debemos conocer los límites y no sobrepasar la barrera del respeto.

    Todas las relaciones de pareja tienen que pasar por una discusión que otra porque es obvio que no siempre vamos a estar de acuerdo con nuestro chico. Es más, debemos aprender a discutir de forma correcta y equilibrada. Y es que… ¡el amor no sería lo mismo sin discusiones de por medio!

    1.- Las reconciliaciones en la cama son mucho más pasionales

    ¿Alguna vez has probado a hacer el amor tras una discusión en forma de reconciliación? Si has pasado por ello, te habrás dado cuenta de que vuestro encuentro íntimo ha sido mucho más pasional que cuando no estáis enfadados. Así que si estáis un poco apagados en este tema, prueba después de discutir…

    2.- Nos hace crecer como pareja

    Cuando discutimos y acabamos haciéndonos entender por el otro, estamos creciendo como pareja, sobre todo cuando nos damos cuenta de que no merece la pena hacer daño a la otra persona por unas palabras mal dichas o un tono de voz equivocado. Las frases de amor más bonitas suelen decirse tras una discusión.

    3.- Nos permite desfogarnos

    Aunque el autocontrol es básico en las relaciones de pareja y debemos aguantar nuestro mal humor en muchas ocasiones, a veces es necesario desfogarse y… ¿qué mejor que una discusión para eso? Pero ojo, hay frases prohibidas durante una discusión de pareja, que no se te olvide.

    4.- Ayuda a resolver nuestros problemas

    Normalmente gracias a una discusión de pareja, solemos solventar nuestros problemas, que la mayoría de las veces se producen por un desacuerdo en la forma de ver las cosas. Eso sí, siempre y cuando no se trate de cabezonería de la otra persona, en cuyo caso, es mejor no alimentar esa discusión.

    5.- Es una forma constructiva de comunicación

    Aunque te suene raro, es así, siempre y cuando no desemboque en reacciones violentas. Se trata de una forma de comunicación algo más alterada de lo normal en la que, en la mayoría de las ocasiones, entran a formar parte de ella los sentimientos. Llegar a un acuerdo nos ayuda mucho.

    Viajes y vacaciones