Amor condicional y amor incondicional: Diferencias

El amor incondicional es muy distinto al amor condicional. Te contamos las diferencias entre ambos para que puedas reconocerlo.

por , il

    Amor condicional y amor incondicional: Diferencias

    La idea de amor incondicional tiende a idealizarse porque la mayoría de las historias de amor son condicionales, pero el verdadero amor no debería ser así. Existen una serie de diferencias entre ellos muy grandes que es importante conocer para poder reconocer el amor bueno del amor que puede llegar a ser tóxico con el tiempo. A continuación, te descubrimos las principales características de cada uno de ellos.

    ¿Qué es el amor condicional?

    d

    El amor condicional es la forma en la que se viven los sentimientos de forma egoísta, en la mayoría de las parejas este amor es el que se puede observar.

    Es un amor que no acepta a la otra persona tal y como es e intenta cambiarla para llegar a la imagen idealizada que la otra persona se ha hecho de ella pero que, ciertamente no es real. Es un amor posesivo, dominante y con muchas carencias en cuanto a la tolerancia.

    Es un amor que juzga moralmente los sentimientos y los principios del otro, llevando hasta lo personal comportamientos primarios que no tienen por qué ser racionalizados. La mayoría de las parejas viven este tipo de amor. No de forma intencional o porque no quieran a la otra persona, simplemente es que la idea del ser amado tiende a ser idealizada y se lucha por conseguir la perfección de nuestras expectativas en esa otra persona. El verdadero problema cuando esto sucede, es que realmente no te has enamorado de la persona, sino de la imagen que tú te haces de ella, de lo que puede llegar a ser.

    ¿Qué es el amor incondicional?

    d

    Es casi una paradoja y muy pocas personas experimentan este tipo de amor tan puro por la dificultad de encontrar a una persona que les enamore tal y como es literalmente.

    Es el llamado “amor verdadero” y consiste en aceptar con amor los defectos de la otra persona y aceptarlo tal y como es. Para esto, la persona en sí también debe aceptarse a sí misma.

    Este tipo de amor privilegia el bienestar de la pareja por encima del propio, no pone condiciones ni es posesivo o intolerante con ninguna de las ideas o principios de la otra persona. Por esto mismo es tan complicado de conseguir, porque las personas tendemos a medir la moral o la forma de querer de la otra persona en función de cómo vivimos nuestros propios sentimientos sin comprender que cada persona es diferente.

    Condiciones para el amor

    Cuando dos personas se enamoran verdaderamente, deben dejar a un lado las ideas propias sobre lo que está bien y lo que está mal y construir una nueva moral de pareja. No tener sentimientos posesivos y aceptarse ambos por lo que son y nunca por la idea de lo que quieren llegar a ser. El amor es una tarea complicada, que, sin lugar a dudas, merece la pena comenzar.