Celos de mis amigas: ¿Qué los motiva?

Celos de mis amigas: ¿Qué los motiva? Los pequeños triunfos de nuestras amigas, a veces provocan en nosotras una sensación muy similar a los celos que experimentamos hacia nuestra pareja. ¿A qué se debe?

por , il

    Celos de mis amigas: ¿Qué los motiva?

    Los celos no son solo cosa del amor, también pueden aparecer en una relación de amistad. Muchas veces creemos que son una cosa normal a la que no hay que prestar atención, pero los celos dentro de la amistad pueden ser igual de perjudiciales que los celos en la pareja, e, incluso, provocar la pérdida de una persona muy importante para nosotros. La amistad debería ser más importante que cualquier sentimiento de celos, pero, a pesar de ello, en ocasiones experimentamos envidia por los logros de nuestras amigas, ¿por qué?

    ¿Por qué aparecen los celos en las relaciones de amistad?

    d

    Como ocurre en el caso de nuestra pareja, los celos aparecen por el temor de perder algo importante.

    Cuando nos hacemos amigos de una persona, pasa a tener mucha importancia para nosotros y comenzamos una relación profunda con ella, en la que también creamos una dependencia hacia ella. Esto es lo que provoca en nosotros inseguridad ante la posibilidad de perderla.

    Los hechos concretos que motivan este sentimiento son muy variados, van desde un simple piropo que le dirijan hasta que ella comience una relación.

    Asimismo, puede ser motivo de celos el que una amiga nueva se una al grupo y que nos sintamos sustituidas.

    Nunca nos ponemos celosos sin motivo y, aunque nos cueste reconocerlo en la mayoría de las ocasiones, sabemos cuál es la razón que provoca el que nos sintamos así.

    ¿Cómo debo actuar si siento celos de alguna amiga?

    f

    En cuanto a cómo debemos actuar ante ellos, es importante ser conscientes de que los celos los creamos nosotras mismas, en ningún caso la persona objeto de nuestro sentimiento tiene la culpa.

    Algunos de los aspectos más importantes que tenemos que tener en cuenta si esto sucede, son los siguientes:

    • Reflexionar sobre la amistad: Debemos pensar sobre todo lo relativo a la situación y de si tenemos razones para sentirnos así. En este análisis debemos valorar también la relación de amistad que nos une con esa persona y todos sus aspectos positivos. Si al final de reflexionar sobre nuestra relación, todavía nos sentimos mal por algún motivo, lo más importante es plantear cómo comunicárselo a la persona objeto de los celos para intentar solucionar las cosas entre ambas con mucha paciencia y comprensión.
    • Hacer autoanálisis: Muchas veces los celos hacia otras personas, no son más que las carencias que tenemos sobre nosotras mismas. Si tienes algún problema o no te sientes cómoda con algún aspecto de tu vida, deberías trabajar sobre ello. Este tipo de ejercicios de introspección, hacen que las personas avancemos mucho y consigamos todo aquello que nos proponemos, no dejes de pensar nunca que eres capaz de todo.
    • Ampliar nuevos horizontes: Centrarse demasiado en una amistad, puede hacer que al final, aparezcan sentimientos negativos como en este caso los celos. Trata de conocer gente nueva, amplía tu círculo, haz cosas nuevas y no dejes nunca de intentar hacer cada día, algo maravilloso con tu tiempo libre.
    • Puntos en común: En las relaciones de amistad, como en las relaciones de pareja. La mejor forma de superar las adversidades (incluídos los celos) es centrarse en los aspectos positivos. Intenta recordar por qué te hiciste amiga de esa persona,recuerda los momentos buenos de la relación e incluso hazle una declaración de amistad. Las personas importantes es interesante mantenerlas en tu vida.

    Evitar tener celos de las amigas

    No hay que olvidar tampoco que, aunque estos celos son bastante habituales, las primeras perjudicadas somos nosotras, así que hay que atajar el problema cuanto antes.