¿Cómo saber si estoy enamorada de mi mejor amigo?

Estas son las preguntas a las que debes responder para saber si te estás enamorando de tu mejor amigo.

por , il - Última actualización

    ¿Cómo saber si estoy enamorada de mi mejor amigo?

    ¿Cómo saber si te gusta tu mejor amigo? Es una de las cuestiones más complicadas a las que puedes enfrentarte, sobre todo porque si la respuesta es afirmativa vuestra relación puede cambiar sin remedio de la noche a la mañana y no siempre de forma positiva. Sin embargo, si crees que ha llegado la hora descubrirlo, es fácil. Tan solo tienes que plantearte las preguntas que aparecen en este artículo. Si su respuesta es siempre afirmativa, tendrás que dar por hecho que estás enamorada hasta las cejas.

    ¿Te quedas mirándole con una sonrisita?

    Cada vez que te habla se te queda cara de boba y es que es tan guapo, inteligente y… espera un momento. Si estás pensando todo eso en lugar de escuchar lo que te está contando está clarísimo. Estás coladita por él y ya no tiene remedio. Disimula un poco mejor si no quieres que se dé cuenta todo vuestro grupo de amigos.

    ¿Desvías la mirada si te pilla observándole?

    Y encima te pones colorada como un tomate. Cuando te quieres dar cuenta tus ojos están otra vez fijos en su cara, su pelo, sus manos… no puedes resistirte a observarlo mientras habla con los demás y en cuanto él se da cuenta de que le estabas mirando intentas disimular mirando hacia otro lado. Pero amiga, no funciona.

    ¿Te ríes de todos sus chistes?

    No es el más gracioso del grupo, de hecho antes te metías con él cuando contaba un chiste malo, pero ahora te ríes a carcajadas de cada uno de ellos.

    ¿Te da corte contarle ciertas cosas que antes compartías sin reparo?

    Es más, cuando viene a tu casa te esmeras en vestirte bien e incluso te peinas cuando antes le recibías en chándal y con un moño mal hecho.

    ¿Le tocas más de la cuenta?

    Es un rasgo inequívoco de que te mueres por sus huesos. Los amigos pueden ser más o menos cariñosos, pero si alargas más de la cuenta tus abrazos (y mientras aprovechas para comprobar a qué huele su cuello) entonces es que sientes algo por él.

    ¿Te imaginas teniendo sexo con él?

    Hasta aquí puede que tu enamoramiento fuera platónico, pero si cuando cierras los ojos e intentas imaginarle besándote e incluso en otras situaciones más íntimas, lo que te viene a la mente es una imagen nítida de cómo sería sin que tu cerebro la rechace, ya si que no cabe duda.

    No te pierdas: Trucos para enamorar a tu amigo con derecho a roce y Qué hacer cuando le gustas a tu mejor amigo.

    Viajes y vacaciones