Cómo saber si estoy perdiendo mi dignidad en la pareja

Perder la dignidad es algo que nunca se debe hacer en pareja. Si quiere saber si estas perdiendo tu dignidad, te damos las claves para averiguarlo.

por , il

    Cómo saber si estoy perdiendo mi dignidad en la pareja

    En las relaciones complicadas es común tener desequilibrios. Pero, ¿Cómo saber si estas perdiendo la dignidad en la pareja? Esto es muy importante puesto que una vez que se pierde la dignidad en la pareja, es muy difícil que ésta funcione y que el respeto mutuo se recupere sin aparecer una relación de dominación o incluso algún tipo de relación tóxica. Te descubrimos las claves para saber si estás perdiendo la dignidad en la pareja.

    Consejos para descubrir si se está perdiendo la dignidad dentro de la pareja

    dignidad 48x48
    El perder la dignidad es un síntoma de baja autoestima y de desequilibrios en la pareja, además es algo que difícilmente se puede arreglar porque se pierde el respeto mutuo y la sensación de desigualdad puede terminar en una situación de dominación por parte del otro miembro de la pareja hacia el que pierde la dignidad. Algunas de las señales que pueden ayudarte a descubrir que estás perdiendo la dignidad dentro de la pareja son las siguientes:
    • Control absoluto: La otra persona decide todo sobre tu vida, qué vas a hacer, cuándo lo vas a hacer y lo relativo a la relación. Si sientes que no decides nada sobre tu tiempo libre, amigos y planes en común, estás perdiendo la dignidad.
    • Amor en pequeñas dosis: Cuando uno de los miembros de la pareja pierde la dignidad generalmente es porque existe un gran desequilibrio de sentimientos dentro de la pareja (es decir uno está enamorado del otro y este no lo corresponde) si ves que siempre decide él cuando os tenéis que ver y que entra y sale de tu vida cuando le da la gana es porque estás perdiendo la dignidad.
    • Culpa total: Otra de las señales que puede ayudarte a ver que estás perdiendo la dignidad dentro de tu relación, es si durante las discusiones siempre queda en el aire que tú tienes la culpa y que no sabes hacer las cosas bien. Las personas dominantes tienden a hacer ver que nunca tienen la culpa aunque no sea cierto robando de esta manera la dignidad a la otra persona. Piensa que, es imposible por estadística que siempre tenga la culpa la misma persona.
    • Compromiso:En las relaciones en las que uno de los miembros pierde la dignidad, suele haber falta de compromiso hacia esa persona. Si ves que tu chico no te presenta a su familia, te incluye en su círculo íntimo o hace planes de futuro contigo seguramente no te considere lo suficientemente importante en su vida porque estés perdiendo la dignidad con el.
    • Perdón infinito: Perdonar cualquier cosa a la otra persona, no es un signo de amor incondicional, si no todo lo contrario, si no haces de valorar tu ego, estarás perdiendo tu dignidad y cada vez las ofensas serán peores y sufrirás más en la relación.
    • Lealtad:Si estás perdiendo la dignidad dentro de la pareja, seguramente tu chico te muestre deslealtades continúas ya sea en forma de infidelidad o de cualquier tipo como por ejemplo faltas de respeto continuadas o bien independencia total hacia tu persona, en este caso debes terminar la relación y ser tu propia prioridad.
    • Orden de prioridades: Cuando una persona pierde la dignidad, generalmente la otra suele infravalorar la relación, dejando que la otra persona esté en el último escalón de su orden de prioridades si ves que no eres ni de lejos lo más importante para el, es decir, que no eres para nada su prioridad, deberías plantearte terminar con la relación.
    autoestima1 48x48

    Quererse a uno mismo

    Lo más importante en cualquier tipo de relación es quererse a uno mismo para poder querer a los demás, es por esto mismo que tienes que valorar cuáles son tus aspectos positivos y aferrarte a ellos no dejando que nadie te tenga como segunda opción y pasando a ser tu propia prioridad. Así que, ya sabes si ves signos de que estás perdiendo la dignidad en tu relación, quierete a ti misma y no permitas que nadie descuide tu gran valor.