Consejos de sexo en la noche de bodas

Para el 52% de los recién casados, la noche de bodas no es tan especial como la pintan. Si prefieres formar parte del otro 48%, no te pierdas estos consejos de sexo en la noche de bodas.

por , il

    Consejos de sexo en la noche de bodas

    La gloriosa noche de bodas se frustra más veces de las que pensamos. De hecho, un estudio realizado entre 2.128 recién casados determinó que la escandalosa cifra del 52% de las parejas ¡no tuvieron sexo en la noche de bodas!. Has leído bien, el sexo en la noche de bodas parece que se ha convertido más en un mito que en una realidad. Si no quieres acabar como esas parejas, no te pierdas los mejores consejos sobre sexo para la noche de bodas.

    ¿Por qué no hay sexo en la noche de bodas?

    Si estás pensando “¿Cómo es posible? Eso no me pasará a mi”, no te subestimes porque está claro que no tener sexo en la noche de bodas no es algo planificado, pero puede ocurrir. Después de un largo día de emociones, una semana de estrés con los preparativos, una borrachera descomunal y una fiesta hasta altas horas de la noche con los amigos, es posible que ambos estéis demasiado agotados para “cumplir” en la noche de bodas.

    De hecho, en la actualidad, el significado la noche de bodas se ha disipado bastante. Durante siglos consumar el matrimonio era una obligación para que se hiciera efectivo. Incluso en algunas épocas los testigos de esa consumación eran obligados. Afortunadamente hoy el sexo con nuestra pareja es íntimo y libre, es decir, se tiene cuando se quiere.

    Aunque todavía hay parejas que respetan las tradiciones religiosas, en general, la mayoría de las parejas han tenido relaciones sexuales antes de casarse, por lo que la noche de bodas pierde la importancia que tenía en la Antigüedad. Eso sí, no tiene por qué perder el encanto, porque sigue siendo una noche especial, la primera noche en la que te acostarás con tu marido o mujer.

    Por ello, lo mejor es que sigáis estos buenos consejos para tener una noche de bodas especial ¡y con sexo!. ¡Tomad nota!

    Tratad de descansar la noche anterior

    Los nervios, las visitas de los amigos, el estrés… puede hacer que no durmáis bien la noche anterior a la boda. De hecho, probablemente será lo que ocurrirá. Pero es bueno que seáis conscientes de que tenéis un día lleno de emociones por delante, en el que acabaréis exhaustos, por lo que intentad dormir y descansar la noche anterior.

    Antes de iros a la cama, bebed un té relajante, daros un baño con sales o practicad algún tipo de meditación. Así aseguraréis que las pocas horas de sueño sean reparadoras, os levantaréis frescos por la mañana y tendréis energía para una noche intensa de amor.

    No bebáis mucho alcohol

    Haced un pacto sobre el alcohol. No os emborrachéis al máximo, porque eso será la principal razón por la que vuestra noche de bodas pueda llegar a ser una noche más. No significa que no podáis beber en vuestra boda si os apetece, pero medirse un poco hará que podáis percibir y disfrutar vuestra boda mucho mejor, y, por supuesto, vuestra primera noche juntos como marido y mujer.

    No os pongáis expectativas tan altas

    Si el sexo surge en la noche de bodas ¡genial!, pero si no es así, pensad que tenéis la luna de miel para cumplir todos vuestros deseos sexuales como matrimonio. Es más, siempre podéis tener una ‘mañana de bodas’ si la noche no fue como esperabais. Además, tenéis un largo camino que recorrer como pareja para disfrutar de noches inolvidables de sexo.

    Disfrutad de vuestra boda

    Reíros, divertiros con vuestros invitados, bailad, besaros, relajaros… Si disfrutáis de vuestra boda, seguramente vuestro cuerpo y mente estarán más predispuestos a tener juntos una noche sexual inolvidable. Dejad atrás todas las preocupaciones que la boda os ha traído y disfrutad el resultado de todo el esfuerzo que habéis hecho para organizar vuestra boda, incluso si alguna cosa no sale como esperáis.

    Además, te puede interesar cómo afrontar las discusiones pre-boda y las expectativas sobre el sexo de las mujeres casadas.