Consejos para comenzar una relación sin dramas

Te damos los mejores tips para empezar una relación de pareja sin dramas y la puedas disfrutar al máximo.

por , il

    Consejos para comenzar una relación sin dramas

    A continuación te damos las claves para empezar una relación sin dramas. Las mariposas en el estómago se mezclan con las inseguridades, las experiencias pasadas y la incertidumbre. El comienzo de una relación no siempre es fácil. La falta de coordinación y el miedo a arriesgar pueden hacer que la relación sea desastrosa y esté llena de dramas. ¿Quieres saber cómo evitarlo?

    Una relación sin dramas es posible

    Bueno, o con solo unos pocos dramas. Las relaciones pueden estar llenas de problemas o pueden ser de lo más bonitas, sobre todo al comienzo, pero claro, esto es algo difícil de lograr, más si tenemos en cuenta lo que sentimos por la otra persona y que la conocemos poco, por lo que la comunicación se basa más en la intuición y el lado irracional anula al racional. Tranquila, nos pasa a todas y en realidad es la parte más mágica de los inicios de una relación.

    • No me contesta. Le he llamado a casa y no contesta, le he dado un toque al móvil y no me responde. No, perdón, eso era antes. Le he mando un WhatsApp, lo ha visto porque veo el doble check azul y aun no me ha respondido. Eso es que no le intereso… ¿Cuántas veces te ha pasado esto al principio de una relación? Tranquila, puede que esté ocupado, distraído o que no sepa qué responder… Lo mejor es no darle mucha importancia, es complicado sí, pero ¿para qué agobiarnos por todo?
    • ¿Podemos conocer a otras personas? Empiezas a quedar con un chico pero obviamente aún no habéis hablado de conocer a otras personas o que la cosa quede solo entre vosotros, es decir, una relación exclusiva. ¿Estará él conociendo a otras chicas? ¿Me querrá solo para una aventura? ¿Y si me enamoro y no me corresponde? Los nervios y las inseguridades empiezan a aparecer, a todas nos pasa a veces. Un consejo: deja que tu instinto te guíe y pasado un tiempo prudencial, saca el tema sin temor.
    • La ilusión. Ilusionarse está bien, pero evita que sea en exceso o acabarás por agobiarle. Llámale, escríbele, dile que os veáis y no tengas miedo a decir lo que sientes, pero dentro de un límite, dándole espacio también para que él pueda tomar la iniciativa.
    • La primera vez. La primera vez que tienes sexo con ese chico que acabas de conocer puede ser peor de lo que te imaginabas. Los nervios y las expectativas muy altas pueden jugarte una mala pasada. ¿Será siempre así? Por supuesto que no, con la práctica y la comunicación todo mejora, así que ya sabes… paciencia y mucha claridad.
    • Disfrutar del momento. Cuando recién conoces a alguien todo se vive con una intensidad diferente, te da por escuchar canciones románticas, sonríes por que sí, estás de mejor humor y todo te parece color de rosa. Hay quien te dirá que es muy cursi, para nada, tú disfruta del momento a tu manera y respeta la manera de él o ella de hacerlo. No caigas en el error de esperar que él sienta del mismo modo que sientes tú siempre, recuerda que en la diferencia está el aprendizaje.
    • Contárselo a los amigos o no. Este punto también supone un drama. ¿Cuándo hay que decirle a los amigos que sales con un chico? ¿Y cuándo hay que presentarlo? ¿Y si le digo que venga a conocer a mis amigas y no quiere? Ellos le darán menos importancia a este tema, o eso dicen, pero ten presente que para quien está del otro lado también es algo delicado. Lo suyo es que la cosa fluya con naturalidad, sin agobios ni presiones y que llegado el momento, lo disfrutes al máximo.

    Y a todo lo anterior solo queda añadir que muchas veces queremos que pase el tiempo para descubrir si la relación va por buen camino o va a terminar y nos olvidamos de los instantes mágicos que supone el comienzo de una relación, esos en los que todo es nuevo y hasta los defectos te parecen virtudes. ¿Por qué tener prisa?

    También te puede interesar: Enamoramiento: Factores psicológicos que intervienen en los flechazos y Excitación emocional: Qué es y cómo conseguirla