Crisis de pareja al volver de vacaciones: Problemas comunes

La vuelta de vacaciones supone un aumento de las crisis de pareja. Te contamos por qué y cuáles son los problemas más comunes.

por , il

    Crisis de pareja al volver de vacaciones: Problemas comunes

    Tras unos días de paz y relax en los que os habéis relajado, olvidado de todo y vuestra relación ha ido como la seda a todos los niveles, volvéis a la realidad y de repente os dais cuenta a la vuelta de las vacaciones de que estáis en una crisis de pareja difícil que no sabéis cómo solucionar. ¿Os suena?

    No es algo tan extraño, de hecho los consultorios de psicólogos de pareja y sexólogos se atiborran en septiembre, cuando las vacaciones se acaban y todo vuelve a la “normalidad”. Sí, una normalidad que a veces no es más que una crisis que se aplazó durante las vacaciones pero que a la vuelta continúa y en algún momento se vuelve a manifestar. Y es que en el tema de las relaciones los “momentos kit kat” no sirven cuando hay una crisis por medio, porque la única forma de solucionarla es atajarla de frente con la firme voluntad de arreglar el problema por ambas partes.

    Problemas de pareja tras la vuelta de vacaciones

    Como ya hemos apuntado, generalmente los problemas tras las vacaciones surgen porque la pareja ya se encontraba en una crisis anterior o porque ya tenían una crisis y no se habían dado cuenta.

    Es muy común que la vuelta a la rutina, el estrés y las obligaciones supongan un shock emocional, estado que muchas personas viven individualmente cuando se enfrentan a su realidad tras unos días de descanso y placer en el limbo. Si además se añaden situaciones difíciles de pareja por medio, el shock aumenta en grado desmedido, por lo que a pesar de que las vacaciones debieron servir para recuperar fuerzas, lo cierto es que simplemente aplazaron por un momento lo que verdaderamente afecta a la pareja.

    Así que, tras el tiempo de relax en las vacaciones, de repente el problema se manifiesta de diferentes formas. Discusiones acaloradas, pérdida de deseo sexual, alejamiento, falta de interés por el otro u otra… Incluso de forma más intensa que antes de las vacaciones.

    Además, muchas parejas que se encuentran en crisis suelen hacer un gran esfuerzo por “estar bien” en vacaciones, pensando que lo ideal es no expresar todas aquellas cosas por lo que están enfadadas con su pareja, guardándoselas dentro de sí… hasta que lógicamente explotan a la vuelta de las vacaciones.

    Y es que unos días de descanso y relax siempre ayudan a una relación a reconectar, pero si hay una crisis por medio, es importante que la pareja acepte que las vacaciones nunca son una solución y que si desean crecer en su relación de pareja lo importante es afrontar los problemas, con ayuda profesional si la pareja se siente sobrepasada por la situación.

    Todas las parejas tienen momentos difíciles en su vida en común, pero lo que realmente las fortalece es el momento en que ambas partes deciden enfrentarse a sus problemas y poner toda su voluntad para encontrar solución, con confianza mutua y comunicación.

    También te puede interesar: Cómo llevarse bien en vacaciones y Dejar de pelear: Cómo negociar en pareja sin herirse