Dejar de tener relaciones pasajeras: Cómo hacerlo

Has decidido que ya es hora de dejar de tener relaciones pasajeras pero no sabes ni por dónde empezar. ¿Cómo hacerlo?. No te pierdas los mejores consejos.

por , il - Última actualización

    Dejar de tener relaciones pasajeras: Cómo hacerlo

    Estás en uno de esos puntos en tu vida en los que te gustaría tener alguien cercano compartiendo tus alegrías, éxitos, deseos e ilusiones. Te imaginas idílicamente esa pareja perfecta que podría “completar” tu vida. Cada relación pasajera que tienes es una esperanza a encontrar a esa pareja ideal que tanto has imaginado, pero lo cierto es que cada vez te llevas más frustaciones con estas experiencias. Te preguntas ¿soy yo?, ¿qué estoy haciendo mal?. Estás dispuesta dejar de tener relaciones pasajeras pero no sabes cómo hacerlo.

    Quizás no hay una receta clave para que dejes atrás las relaciones pasajeras y comiences una relación sólida con alguien especial con quien compartir tu vida… En realidad, de hecho, no la hay. Sin embargo, podemos darte algunos consejos que más que nada tienen que ver con la actitud y la forma en que percibes las cosas.

    1. Relájate

    Está claro que estás cansada de los encuentros de una noche y de los intentos de relación con personas que no van contigo, pero eso no significa que nunca vayas a conocer a esa persona con la que te gustaría entablar una relación más íntima y cercana. Posiblemente te has divertido en muchas ocasiones, más de las que quieras admitir, pero la verdad es que eso ya te lo llevas para tus anécdotas sexuales. Tal vez en otras ocasiones has tenido malas experiencias que tampoco quieres contar… ¡Podrías escribir un libro con ellas! En realidad, lo principal es que te sientas bien contigo misma y que puedas seguir sientiéndote bien cuando conozcas a esa pareja. Así que relájate, ya llegará y mientras tanto, ¡que te quiten lo bailao!

    2. Fuera las historias del príncipe azul

    Es hora de que escuches (o leas) una verdad como la copa de un pino: ‘No existe el príncipe azul’. Así que deja de atormentarte porque no lo encuentras, lo que es natural, porque no hay ninguno en la faz de la tierra. El concepto de amor romántico nos ha hecho creer, como si de ciencia exacta se tratara, que en algún lugar existe esa persona que te ‘completa’, tu media naranja, la perfecta pareja para ti. Pues no. Eso no existe, porque la primera persona que se tiene que completar eres tú misma. Una vez que te sientas bien contigo misma y te conozcas a fondo, tendrás muchas más posibilidades de conocer a alguien con el que te sientas agustito compartiendo tu vida.

    3. Deja de culpabilizarte

    No hay nada de malo en revisar los errores que cometemos en nuestras relaciones para aprender de ellos, pero de eso a llegar a sentir que la única razón de que no haya funcionado eres tú, hay un abismo enorme. No estás en la mente de esa persona como para asegurar que su decisión de no profundizar en la relación eres tú. Tal vez en ese momento no le apetece comprometerse con una persona, puede tener traumas del pasado que le hacen huir de las relaciones, quizás tiene problemas familares con los que necesita lidiar en este momento… Quizás, quizás, quizás… Deja de fustigarte porque seguramente hay muchas otras razones y la verdad, no conoces tanto a esa persona como para conocerlas. Además, en el caso de que simplemente no le llegues a hacer el tilín necesario para una relación sólida ¿cuál es el problema? Seguramente tú también has rechazado a alguien en alguna ocasión porque simplemente no sientes que cuaje. No es el fin del mundo.

    4. Sé exigente

    El hecho de que hayas decidido sentar la cabeza no significa que debas hacerlo con cualquiera. Es cierto que a algunas personas solteras les cuesta mucho formalizar relaciones porque son exigentes en exceso, llegando incluso a tener síndrome de repulsión súbita y dejando una relación por el mal aliento que un día tenía su cita. Cuando te aconsejamos ser exigente no nos referimos precisamente a esto, sino a que es importante que mantengas intactos esos requisitos indispensables no superficiales que debe tener la persona que comparta tu vida a tu lado. No renuncies a ellos.

    5. Cambia de aires

    Si las últimas relaciones pasajeras han sido fruto de una noche de discoteca en tu pub favorito, con alcohol de por medio y mucha seducción, tal vez es hora de que reconozcas que encontrar a una pareja sólida en este tipo de ambientes puede ser difícil, aunque tampoco decimos que imposible. Pero en fin, la probabilidad de que la encuentres es más bien bajita. Piénsalo, tú misma has tenido muchas noches intensas donde no buscabas precisamente conocer en profundidad a ninguna persona. Jamás te pediríamos que no salgas con tus amigas de fiesta, pero quizás puedes comenzar a experimentar otros tipos de ambientes donde conocer gente y atreverte a entablar comunicación visual, verbal y sin borrachera por medio, con esa persona a la que le has echado el ojo.

    6. Disfruta de ser single

    Entendemos que te apetece tener pareja, pero eso no te tiene por qué impedir disfrutar de tu soltería y sentirte bien contigo misma siendo la mejor de las singles. Por si aún tienes dudas, te contamos que ser soltera tiene muchas ventajas, muchas mujeres con pareja envidian a las mujeres solteras y otras se sienten orgullosamente solteras. Además, siempre puedes celebrar una bienvenida de soltera con tus amigas y pasarlo en grande. Además, no necesitas a nadie para ser feliz. Lo importante es que encuentres tu propia felicidad.

    Créenos, si cambias el chip, el hecho de dejar de tener relaciones esporádicas dejará de suponer una obsesión y en el momento en que llegue una posibilidad de una relación más profunda, le darás la bienvenida.

    También te puede interesar: Singles: ¿Se puede ser feliz sin pareja? y Inteligente, guapa y soltera: ¿Por qué es tan difícil encontrar pareja?

    Viajes y vacaciones