Dirty talking: Cómo hablar bajo las sábanas

¿Conoces el Dirty talking? Te mostramos qué es realmente, en qué consiste y cómo practicarlo con tu pareja. Si quieres cambiar el sentido de tus relaciones... ¡no te lo pierdas!

por , il

    Dirty talking: Cómo hablar bajo las sábanas

    Dirty talking: Cómo hablar bajo las sábanas. ¿Quieres probar cosas nuevas para levantar la pasión en la pareja y hacer cosas diferentes, pero muy sugerentes? Debes probar con las charlas más picantes entre las sábanas, porque te ayudarán a levantar la pasión.

    Inusual, diferente, que debes ir probando poco a poco, ya que no a todos nos gusta susurrar al oído o que nos susurren palabras picantes, y no sólo por vergüenza, si no porque a veces, encontrar las palabras justas es algo difícil. Estamos hablando de “dirty talking” o conversaciones picantes que una pareja puede tener en la cama, como preliminares o como parte del encuentro y que puede ser una buena manera de aumentar la pasión. Aunque eso sí, no es para todos. Debes conocer bien a tu pareja y saber si esto le va a gustar o no, o empezar por soltar alguna frase y ver su reacción o simplemente, preguntarle si el dirty talking es algo que lo excita o no.

    El sexo telefónico puede ser una buena opción para empezar, más llevadero simplemente porque sabes que la otra persona no te ve y las vergüenzas son menos intensas, ¿verdad? Especialmente para los amores a distancia, es excelente usar algunas palabras hot para animar los ciber-encuentros.

    ¿Qué es el “dirty talking”?

    Literalmente, como te puedes imaginar, significa “hablar sucio”, porque el “dirty talking” funciona gracias a palabras algo vulgares que resultan excitantes, tanto para quien lo dice como para quien lo escucha. Puede ser porque en la cama las palabras pueden excitar más que las caricias, así que lo mejor es probarlo para comprobar su eficacia. También puede ser porque el sexo nos lleva un poco a un estado animal, dejando fluir nuestra verdadera forma de ser, sin filtros ni vergüenzas.

    Como hemos dicho antes, en el dirty talking es muy importante dejarse llevar y hacerlo sin temor a las consecuencias, porque además, sólo utilizaremos este lenguaje en la cama, poniendo esa nota de ser algo prohibido, que es donde está su principal virtud, como si fuera un tabú que sólo se despierta en ocasiones de complicidad sexual.

    Aunque se suela pensar lo contrario, no es una cosa que gusta sol a los hombres. A nosotras también nos pone el dirty talking, siempre y cuando quitemos el freno de mano y nos dejemos llevar. Si alguna vez has tenido la oportunidad de estar con un/a amante que tenía soltura para hablar mientras hacíais el amor, sabrás que en su justa medida, es de lo más sexy… siempre y cuando hayas dejado de lado las restricciones morales y los prejuicios.

    Consejos para experimentar con el dirty talking

    Un juego erótico tentador, una clásica fantasía sexual, un modo diferente de seducir a tu pareja, una forma de dejar saber qué te gusta… Ojo, no se trata de pasarse el tiempo hablando. Nada de hablar de los niños, la compra de la semana, el trabajo o los problemas de pareja. Si eres tímida te proponemos empezar por algo sencillo como simplemente nombrar alguna parte de su cuerpo que te gusta o intentar decir en palabras dulces lo que estás sintiendo mientras te toca o te besa. Puede ser un buen inicio simplemente preguntarle qué quiere a continuación o decirle qué quieres tú.

    Si no te atreves en vivo, podemos empezar con una llamada picante, diciendo a tu pareja algo como “esta noche he soñado que hacíamos el amor durante horas”, para después pasar a mensajes más directos, “me encantaría que el sueño se volviera real” y de ahí en adelante, déjate llevar por tu imaginación.

    Cuando ya estéis juntos, es el momento de empezar a susurrar al oído, en el momento justo, frases como “te deseo”, “tengo ganas de ti” y comienza el juego. Cierto es que es mucho más fácil decirlo que hacerlo, sobre todo si la pareja no se conoce demasiado, porque lo que si ves que tu pareja no entra en el juego, lo mejor será parar. Pero si entra en el juego, ¡lo pasaréis realmente bien!

    Viajes y vacaciones