Divorcio: Cómo explicar las causas a los niños

Uno de los momentos más difíciles del proceso de divorcio cómo explicar a los hijos las razones de la separación. Te damos algunas claves para hacerlo bien.

por , il

    Divorcio: Cómo explicar las causas a los niños

    El divorcio es un proceso difícil para los dos miembros de la pareja y conlleva algunos problemas, que se multiplican si el matrimonio ha tenido hijos. En la mayoría de los casos, los niños viven el divorcio de sus padres de una manera muy intensa, por lo que es fundamental exponerles las causas y consecuencias de la toma de una decisión tan seria y tan importante para la familia. Aquí tienes una serie de consejos para que explicar el proceso de divorcio sea lo menos traumático posible para los más pequeños de la casa.

    Por qué es importante ser sinceros

    Está claro que un proceso de divorcio es muy duro para todas las partes, pero es especialmente difícil para los niños. En muchas ocasiones la causa fundamental del malestar y preocupación de los hijos es el desconocimiento de por qué se están produciendo todos esos cambios en su vida y qué consecuencias traerán.

    Ser sinceros con vuestros hijos y explicarles los motivos de vuestro divorcio, les ayudará a pasar por esta etapa dura de su vida de forma mucho más tranquila, natural y sin tantos traumas.

    Claves para explicar a los niños las causas del divorcio

    Habéis decidido divorciaros como dos adultos y tenéis que dar los pasos que se derivan de este tipo de decisiones, pero cuando llega el momento de comunicárselo a los niños comienzan las dudas y las preocupaciones. Aquí tienes algunas claves para no que no os confundáis en un momento tan importante.

    Acordad los mensajes que deseáis transmitir

    Lo primero que tenéis que hacer para explicar a vuestros hijos que habéis decidido divorciaros es poneros de acuerdo en cuanto a los puntos a tratar. Se trata de acercar posturas en este sentido y que exista una única versión para contar a los niños. Es muy importante que los dos transmitáis el mismo mensaje, de manera que aumente la credibilidad ante los niños y las tensiones sean menores.

    Haced una reunión familiar

    También es fundamental que estéis todos juntos, es decir, que hay que esperar el momento apropiado para que podáis reuniros todos los miembros de la familia. Esto es de suma importancia si no queremos que haya malentendidos.

    Sed transparentes

    El clima que se debe crear es de total transparencia y confianza, por lo que hay que permitir y fomentar que cada uno de los hijos pregunte las dudas que les suscite esta situación y que no se queden con ninguna pregunta sin responder. Tratar el divorcio con naturalidad hace que se desmitifique y desaparezcan muchos de los prejuicios que se crean en torno a él.

    Ambos debéis tener el turno de palabra

    Cada uno de vosotros debe hablar con ellos y decir qué es lo que quiere con esta separación y cuál es su intención o lo que espera de este paso. Por supuesto, es importante que ambos mantengáis la calma durante esta conversación y evitéis por todos los medios cualquier discusión.

    Explicarles cómo será la nueva situación

    Por último, debéis hablar con ellos de cuál va a ser su situación. Si habéis decidido que sea uno de vosotros el que tenga la custodia o si preferís la custodia compartida. Es importante siempre dejar claro a los hijos dónde vivirán, qué días, cuándo podrán visitaros, etc.

    Además, cuando los hijos tienen suficiente edad para razonar, preguntarles cómo y con quién desean vivir es una forma de tenerlos en cuenta en el seno familiar y respetar sus derechos. Esto hará que acepten mucho mejor el proceso de divorcio y su nueva situación.

    El momento de contarle el divorcio a los niños no es nada fácil y por ello conviene estar muy preparado para ello. Recordad que en esta ocasión, no se trata de vosotros, sino que lo más importante es la estabilidad emocional de vuestros hijos.

    Además, te pueden interesar estos consejos para tener un divorcio amistoso y cómo salir adelante tras un proceso de divorcio.