Divorcio contencioso: consecuencias para el perdedor

Al elegir optar por un divorcio contencioso hay que tener en cuenta las posibles consecuencias de la sentencia.

por , il

    Divorcio contencioso: consecuencias para el perdedor

    Pasar por un proceso de divorcio no es fácil. Mucho menos si las dos partes no se ponen de acuerdo, constantemente se tiran los trastos a la cabeza y finalmente llegan a un divorcio contencioso, más largo, costoso, desgastante y con consecuencias irreversibles para ambas partes. Hoy queremos hablarte del divorcio contencioso y las posibles consecuencias para el perdedor. Sigue leyendo.

    ¿Qué es el divorcio contencioso?

    Antes que nada hay que aclarar qué significa el divorcio contencioso. Cuando entre ambas partes no hay posibilidad de mutuo acuerdo, uno de los cónyuges solicita el divorcio sin consentimiento del otro, a través de la vía judicial y mediante la presentación de una demanda judicial que irá acompañada del convenio regulador que el demandante pretende.

    En este primer convenio regulador deberán incorporarse alguna de estas cuestiones relevantes, como el cuidado de los hijos, la patria potestad y ejercicio de la misma, régimen de comunicación con el progenitor que no viva habitualmente con sus hijos, régimen de visitas de los nietos a sus abuelos, la atribución del uso de vivienda y ajuar familiar, cargas del matrimonio y alimentos, liquidación del régimen económico del matrimonio (si procede) y pensión alimenticia que dependerá de diferentes variables que el Juez o la Jueza determinará en su caso si el acuerdo es totalmente imposible.

    En cuanto al tema de los menores, el Juez velará siempre por el interés del menor y se tratará en la medida de lo posible de cumplir su derecho a ser oídos.

    El Juez podrá sentenciar la guarda y custodia compartida, siempre y cuando ambos padres lo soliciten y previa investigación que el Juez deberá hacer: recabar informe del Ministerio Fiscal, escuchar a los menores que tengan suficiente juicio y tener en cuenta las alegaciones de ambos padres. En el caso del divorcio contencioso es el Juez el que decide el destino último de los niños, es decir, la idoneidad del régimen de guarda.

    Además, los acuerdos previos de los cónyuges serán respetados por el Juez, salvo que puedan ser dañosos para los hijos o afecte gravemente a uno de los cónyuges.

    En el caso de divorcio contencioso, el divorcio no será efectivo hasta la sentencia del Juez, por lo que no será hasta ese momento cuando se disuelva el régimen económico matrimonial y se seguirán conservando los derechos de herencia.

    Divorcio contencioso: consecuencias para el perdedor

    ¿Existe realmente un perdedor en un divorcio contencioso? Todo depende cómo se mire. Está claro que en muchas ocasiones lo que una de las partes podría considerar como ‘perder el juicio’, desde otras perspectivas se puede considerar ‘justicia’.

    Sin embargo, está claro que cuando se lleva a cabo un divorcio contencioso las decisiones no las toman los cónyuges, por lo que no siempre se puede esperar que todas las peticiones que se tengan se puedan ver cumplidas.

    Las dudas suelen surgir por dos problemas fundamentales: el dinero y los hijos. Si uno de los cónyuges desea pedir pensión y el otro no cree necesario dársela, quizás decida demandar por contencioso, pero eso no significa que ni el uno ni el otro pueda ganar, dependerá de las circunstancias.

    Son comunes las dudas y las preguntas ‘¿Qué pasa si pierdo?’. ‘¿Es mejor no arriesgarme y aceptar el amistoso?’. Y no hay una respuesta idónea, ya que todo depende de las circunstancias del divorcio y la situación afectivo-familiar, así como las circunstancias económicas de cada cónyuge. La asesoría de un abogado en estos casos es fundamental, pero la última decisión la tendrán los cónyuges.

    En circunstancias con cierto grado de solución, se recomienda siempre tratar de agotar la vía del acuerdo antes de llegar a un divorcio contencioso, principalmente porque es más sencillo, rápido y menos traumático para los dos cónyuges y los hijos (en el caso de que los hubiera). Sin embargo, esta solución no siempre es posible. Por ejemplo, en casos en que los hijos puedan estar en grave peligro con uno de los cónyuges, el contencioso puede llegar a ser la mejor solución.

    Si estás en un proceso de divorcio y tienes muchas dudas, no te pierdas estas informaciones sobre los tipos de divorcio en España y cuándo empezar los trámites de divorcio.