Divorcio después de los 50 años: Consejos para superarlo

Tras años de convivencia en pareja, el divorcio después de los 50 puede dar un poco de vértigo, pero eso no significa que no se pueda superar. Te damos algunos consejos.

por , il

    Divorcio después de los 50 años: Consejos para superarlo

    Enfrentarse a un divorcio con 50 años es todo un reto para cualquier persona. Generalmente, este tipo de divorcios se efectúan tras muchos años de convivencia, por lo que adaptarse a una nueva vida en soledad puede llegar a ser muy frustrante, tanto para hombres como para mujeres. Si te encuentras en una situación similar, no te pierdas estos consejos para superar el divorcio después de los 50.

    No entres en pánico

    Es natural tener momentos de miedo y frustración, pero no dejes que estos te bloqueen. Piensa que si el divorcio es un hecho, esto es lo mejor para ambos y finalmente seréis mucho más felices así. No importa tanto quién ha tomado la decisión, ni los motivos por los que habéis decidido poner fin a vuestro matrimonio, lo importante es que entras en una nueva etapa en la que hay muchos retos, pero también un mundo de posibilidades para tu vida.

    Un divorcio amistoso siempre es mejor

    En la medida de lo posible, intenta que tu divorcio sea de mutuo acuerdo y que ambos lo llevéis de la manera más amistosa y tranquila posible. Para vuestros hijos (en el caso de que los tengáis) será un proceso mucho más llevadero si ambos conseguís mantener una relación cordial. Además, os ahorraréis mucho dinero, tiempo y sufrimiento si podéis divorciaros de forma rápida y sin juicios. Por tanto, lo mejor es evitar el contencioso y tratar de seguir estos consejos para conseguir ser amigos después del divorcio.

    Ponte al día con tu economía

    Si siempre llevaste tú las cuentas será fácil para ti, pero si no es así, uno de los problemas que deberás enfrentar es tu economía. Ahora sólo estás tú para solucionar tus problemas económicos, la gestión de tus recursos y el pago de tus deudas. Si no tienes mucha idea sobre economía doméstica, te recomendamos buscar ayuda con un gestor o acudir a un curso de gestión. Mantener tus cuentas saneadas realmente puede ayudarte a facilitar la transición a tu nueva vida.

    Acepta tu periodo de transición

    Una ruptura siempre es un duelo, pero aún será más intenso si se produce tras muchos años de matrimonio. Incluso aunque la decisión del divorcio se deba a que vuestro matrimonio lleve años sin funcionar, la vivencia del duelo es natural. Necesitarás un tiempo de adaptación o de transición hasta que sientas que eres la dueña de tu propia vida y aprendas a ser feliz en tu nuevo entorno.

    La mejor manera es permitirte vivir el duelo, buscar a alguien con quien hablar para aprender a canalizar todas tus emociones, que suben y bajan como una montaña rusa. Llora cuando te haga falta, pero no dejes que tu nueva situación te hunda, recuerda que la decisión del divorcio será buena para ambos a largo plazo. Piensa que una relación rota que permanece en el tiempo hace mucho más daño que un periodo de transición que pasará tarde o temprano. Confía en que todo estará bien en poco tiempo.

    Busca ayuda

    Hablar sobre tus miedos, frustraciones y enojos con alguien es la mejor manera de canalizar las emociones y salir adelante. No temas buscar ayuda en un profesional psicológico, pues puede orientarte y darte las pautas para aprender a disfrutar tu nueva vida. Además, apóyate en los tuyos, habla con amigas o amigos, tus familiares cercanos, expresa tus sentimientos con esas personas que están cerca de ti y de tu vida. Llegará el momento en que no necesitarás hacerlo más porque habrás superado tu divorcio.

    Céntrate en tus hobbies

    Tanto hombres como mujeres mayores de 50 años suelen centrarte en sus hobbies cuando se produce el divorcio. Es una manera de distraerse y de sentirse libre, haciendo lo que te gusta. Quizás los problemas de tu matrimonio y la dinámica de la rutina del día a día no te permitieron disfrutar de momentos para ti haciendo lo que más te gusta. Tal vez siempre habías querido aprender alguna cosa que nunca te habías atrevido a hacer.

    Es el momento de pensar en ti y hacerlo. Apúntate a clases de yoga, aprende a pintar, conecta con un grupo de senderismo o incluso, si eres muy intrépida, haz paracaidismo. No importa el hobbie que escojas, lo importante es que te enfoques en hacer cosas que te hagan sentir bien.

    Además, si estás comenzando el proceso de divorcio, te recomendamos tener en cuenta las principales claves del divorcio. Te ayudarán a tomar las decisiones más acertadas en cuanto al proceso del divorcio.