Empezar a convivir: Cosas que hacer antes de vivir en pareja

Empezar a convivir con tu pareja es algo maravilloso, pero existen cosas importantes que hacer con tu pareja antes de dar el paso. Te contamos los detalles.

por , il

    Empezar a convivir: Cosas que hacer antes de vivir en pareja

    El momento en el que nos decidimos a dar el paso a convivir es algo maravilloso que acompaña a un momento especial y de compromiso en la pareja, pero existen ciertas cosas que es mejor hacer antes de llegar a vivir en pareja. Te descubrimos algunas de las cosas que es mejor hacer antes dar este paso.

    Cosas de debes hacer antes de decirte a ir a vivir con tu pareja

    Irse a vivir con la pareja es algo maravilloso y un paso muy importante en la relación, precisamente por eso, antes de decidirnos a dar el gran paso es importante haber hecho una serie de cosas con ella que garantizarán que la convivencia pueda ser un éxito, algunas de estas cosas son las siguientes:
    • Conocer a la persona en profundidad antes de empezar a convivir: Es muy importante conocer bien a tu pareja en todas sus facetas antes de decidir convivir con ella, por esto mismo es importante que te plantees vivir algunas vacaciones antes de decidirte a realizar una mudanza, intenta pasar algunas semanas a solas con él o ella para probar si sois compatibles en las tareas cotidianas o cuáles son sus puntos flacos a la hora de habitar en una casa en la que la única compañía seas tu.
    • Viajar: Seguramente, una vez hayáis dado el paso de coger un piso juntos vuestro poder adquisitivo se vea reducido de tal manera que tengáis que renunciar a actividades de ocio en pareja como deportes de aventura o viajes, por esto mismo, intenta viajar con el lo máximo que puedas antes de adquirir esta responsabilidad.
    • Conocer a la familia: La familia es un apoyo muy importante que tenéis que tener a favor una vez decidáis dar el paso de ir a vivir juntos, intenta conocer a su familia y crear vínculos afectivos con ellos, esto hará mucho más fácil dar el paso y además mejorará la convivencia entre ambos.
    • Ahorros antes de empezar a convivir: La carga económica de una casa, es un peso que además conlleva el riesgo de altos gastos inesperados como reparaciones en el hogar o incluso el pago de gastos asociados al alquiler como puede ser una fianza o cualquier otro desembolso de dinero para adquirir una vivienda. Intenta ahorrar los meses previos a la mudanza, pues estos ahorros pueden suponer un gran alivio en una situación determinada.
    • Costumbres: Para decidir vivir con una persona, es importante conocer cuáles son sus rutinas y horarios (de esta manera, podrás asegurar que no son incompatibles con los tuyos) antes de mudarte a vivir con tu pareja, intenta averiguar cuáles son sus gustos y rutinas culinarias, si tiene alguna manía a la hora de dormir o qué tipo de tareas le son más fáciles de desarrollar dentro del hogar, toda esta información te será muy útil para descubrir si es el perfecto compañero de piso o tendréis problemas en la convivencia.
    • Gastos: Es muy aconsejable que conozcas bien cuál es su actitud frente al dinero. Es decir, si es una persona responsable y ahorradora o si es una persona generosa (quizás en exceso). Estas actitudes pueden determinar si tu convivencia con esta persona será algo duradero o con el tiempo podrá volverse algo insoportable. Definir los detalles de cómo se dividirán los gastos es algo que no debéis dejar de hacer.
    • Paciencia: Las personas con poca paciencia suelen ser poco adecuadas para la convivencia, vivir con otra persona implica, renunciar a cosas y ceder en muchas otras, debes tener muy claro que tu pareja es capaz de tener paciencia en determinadas situaciones si lo que quieres encontrar en el es una convivencia agradable.

    Cuestión de tolerancia

    Si finalmente, has decidido ir a vivir con el, debes de tener en cuenta que esto supondrá algún sacrifico aunque sea en pequeña medida. Es importante que tengas claro si es una persona con la que merece la pena realizar esta inversión y sobre todo estar dispuesta a hacerla tu también. Así que, ya sabes si existe el amor, todo es posible.