Espiar el móvil de tu pareja es delito en estos países

Espiar el móvil de tu pareja es un delito en Argentina y en España puede llegar a serlo en función de su finalidad.

por , il

    Espiar el móvil de tu pareja es delito en estos países

    La ley pone freno a las personas que tienen problemas de celotipia o pretenden controlar a su pareja. Y es que, cada vez más se reconoce en los países el derecho a la intimidad y se tipifica como delito espiar el móvil de la pareja, como es el caso de Argentina y España.

    En Argentina es delito espiar el móvil de la pareja

    Recientemente la ley argentina ha concretado que espiar el móvil o las redes sociales de la pareja supone un delito de espionaje electrónico. El delito está penado con hasta un año de prisión y la ley se refiere específicamente a las parejas, con la intención de proteger a personas con parejas extremadamente celosas y controladoras.

    Es una de las primeras leyes semejantes que existen en el mundo, principalmente porque se ha elaborado en torno al ámbito de la pareja y presume ser un paso importante como forma de lucha contra la violencia de género que millones de mujeres sufren a diario.

    En España: ¿es un delito espiar el móvil de la pareja?

    No concretamente como sucede en Argentina, pues no hay una ley que ampare este acto deshonroso hacia la intimidad de una persona. Sin embargo, el Código Penal español protege el derecho de intimidad y a la propia imagen de la persona, por lo que si el espionaje o la intrusión del teléfono móvil se hace con fines definidos, como compartir fotos o controlar a la persona, puede suponer un delito grave con pena de cárcel.

    El artículo 197 del Código Penal establece “con una pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a doce meses el que, sin autorización de la persona afectada, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquélla que hubiera obtenido con su anuencia en un domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros, cuando la divulgación menoscabe gravemente la intimidad personal de esa persona.”

    De modo que el delito se establece en el momento en que la persona utiliza los datos del teléfono móvil o de las redes sociales de su pareja con algún fin que ataque su intimidad.

    Existen algunos casos de espionaje del móvil en el país, como el sonado caso del 2015, cuando un hombre espió el móvil y correo electrónico de su pareja con la finalidad de utilizar sus datos en el juicio de divorcio. El hombre fue condenado a 2 años y medio de prisión y una multa de 6 euros diarios durante 19 meses por ser el “autor de un delito de descubrimiento y revelación de secretos con el agravante de parentesco”, según el diario El País.

    De hecho, aunque la ley española no se enfoque exclusivamente en las parejas, también incluye a las parejas en los casos de espionaje de redes sociales y móviles. Por ejemplo, entrar en cualquier red social, móvil, correo electrónico u ordenador de tu pareja y descargarte ficheros personales está penado con 1 a 4 años de cárcel. Si además se difunden los datos de la víctima, la pena puede variar de 2 a 5 años de prisión.

    Espiar el móvil de tu pareja: un acto de violencia

    No es casualidad que las leyes de nuestro país, así como las de otros países, se adapten a las nuevas formas de delitos de intromisión de la privacidad. De hecho, espiar el móvil de la pareja por la razón que sea es un acto de violencia, que se identifica normalmente como un tipo de violencia de género, como la violencia patrimonial.

    Aunque controlar el móvil de la pareja suele ser un acto habitual de los hombres maltratadores, lo cierto es que este tipo de acciones están totalmente normalizadas a nivel social, tanto por hombres como mujeres. Ante casos de celos patológicos o miedo a ser engañados, muchas personas pueden pensar que la solución es “echar un pequeño vistazo” al móvil de la pareja, olvidando que los datos de nuestros teléfonos personales y redes sociales pertenecen a nuestra intimidad.

    Si estás en una situación con tu pareja por la que se te ha pasado por la mente espiar su móvil porque crees que es infiel, debes saber que hacer esto es un acto de violencia y además un delito, por lo que deshecha esta idea de tu mente y mejor habla directamente con tu pareja para solucionar vuestros problemas.