Hacer el amor siempre igual: ¿Es positivo?

Volverse rutinario en la cama puede conllevar una crisis de pareja e incluso su ruptura.

por , il

    Hacer el amor siempre igual: ¿Es positivo?

    Cada noche lo mismo, parece una especie de movimiento mecanizado que se repite, como un deyavù que se está convirtiendo en una pesadilla. Hacer el amor siempre igual es aburrido para una pareja y puede llegar a provocar una grave crisis en su relación sin darse cuenta.

    ¿Es positivo hacer el amor siempre igual?

    Las personas con sentido de la practicidad quizá pueden pensar que si algo les gusta ¿por qué cambiarlo?. Pero la verdad es que el sexo no funciona así. Mucho menos si junto al sexo hay amor y sentimientos compartidos… ¿Te imaginas años de relación haciendo el amor siempre igual?. Si estás en esa situación, es el momento de solucionarlo, porque probablemente tu libido debe estar por los suelos.

    Y es que cuando una pareja cae en la rutina, se vuelve aburrida, pero cuando cae en la monotonía sexual, estamos ante un caso grave de aburrimiento congénito que debe ser cortado de raíz. La libido de ambas partes puede llegar a minimizarse tanto, que la pareja deje de sentir atracción sexual mutua y decidir terminar con la relación sentimental.

    Los problemas de pareja, el estrés, el cansancio, la falta de conocimiento sobre sexualidad, problemas de deshinibición, falta de forma física… hay miles de razones por las que una persona o una pareja haga el amor siempre igual. Pero, sea lo que sea, hay que dejarlo atrás y decidir cambiar la situación, porque la pareja se está perdiendo los placeres del sexo, desde unos buenos preliminares hasta las innumerables posiciones sexuales que permiten experimentar el placer de forma insospechada.

    Qué hacer para acabar con la monotonía en el sexo

    Lo primero que debes hacer es hablar con tu pareja. Eso sí, sin buscar culpables. Quizás tú ya no soportas esta situación y consideras que es tu pareja la que es un aburrido sin remedio. Plantéate esto: ¿has hecho algo hasta ahora para cambiar esta situación? Si la respuesta es no, recuerda que en los problemas de pareja participan ambas partes, para bien o para mal. Si la respuesta es sí, entonces sigue leyendo, pero después acude a un terapeuta sexual porque claramente necesitáis ayuda ¡y no hay nada de malo en buscarla!.

    Mientras tanto, sigue estos consejos con los que podréis avivar la llama y comenzar a disfrutar de la diversidad que el sexo ofrece. ¡Toma nota!

    • Sugiere otras formas de practicar el sexo de forma sutil: usa la estrategia subliminal descaradamente. Películas sexuales, películas pornos, revistas, libros, documentales sobre sexualidad… introduce poco a poco en su mente la idea de que otro sexo es posible. Recuerda que la información es poder.
    • Cambia su rutina sin avisar: toma el control o deja que lo tome, preséntale un juguete sexual para probar en pareja, cumple una de sus fantasías sexuales (si no tiene, seguro que tú si tienes una), disfrázate, ponte una lencería sexy, prueba un juego nuevo en los preliminares… No dejes que el sexo sea mecanizado ni que tu pareja comience como siempre lo hace. Desde el principio del encuentro sexual es importante que cambiéis la rutina para que no sintáis que hacéis el amor siempre igual
    • Anima a tu pareja a probar nuevas posturas sexuales: si no las conoces, busca posiciones sexuales que te apetezca probar e inténtalo. Puedes enseñarle la foto antes de comenzar la sesión sexual para que capte la indirecta de que deseas un sexo diferente, o puedes intentar sorprenderle tomando la iniciativa en plena acción y mostrándole cómo hacerlas. Y si necesitas un poco de ayuda, no te pierdas estas posturas sexuales para estimular el clítoris y las posiciones sexuales preferidas de los hombres.

    No os juzguéis a vosotros mismos por ser una pareja aburrida sexualmente: lo hecho, hecho está. Lo importante es que os deis cuenta y ambos pongáis un granito de arena para solucionarlo. Puede ocurrir que uno de los miembros de la pareja sea el que decida cambiar sus relaciones sexuales tomando la iniciativa, pero nunca debes olvidar que el sexo es cosa de dos, y ambos deben implicarse para disfrutar mutuamente de forma diferente.