Juegos sexuales peligrosos: Riesgos de cada uno

Algunos juegos sexuales pueden parecer excitantes, pero pueden llegar a ser peligrosos si no se practican con las precauciones debidas. Hoy te contamos los riesgos de cada uno.

por , il

    Juegos sexuales peligrosos: Riesgos de cada uno

    Probar nuevos juegos sexuales puede ser un momento lleno de excitación y emoción para una pareja, que puede ver su relación mucho más fortalecida gracias a un sexo más divertido y creativo. Sin embargo, en ocasiones las parejas pueden llegar a practicar juegos sexuales sin saber que están poniendo en riesgo su salud e incluso sus vidas. Por ello es importante conocer cuáles son aquellos juegos sexuales peligrosos y los riesgos de cada uno. ¡Toma nota!

    Penetración anal más vaginal

    Muchas parejas disfrutan momentos muy excitantes con la penetración anal, tras lo que pueden practicar un sexo más tradicional mediante la penetración vaginal. Sin embargo, penetrar primero el ano y seguidamente la vagina puede conllevar riesgos de salud que muchas personas desconocen. Las bacterias que suelen alojarse en el ano pueden causar graves infecciones en la vagina que ponen en riesgo la salud de la mujer.

    Si vuestro deseo es practicar sexo anal y después vaginal, deberéis tener unas precauciones de higiene previas que son muy importantes. La mejor prevención de higiene es que después de la penetración anal, el pene se lave adecuadamente antes de ser introducido en la vagina. Si no hay posibilidad, también se puede usar un preservativo para la penetración anal, quitarlo con cuidado para que el pene y las manos no rocen la parte húmeda y utilizar otro preservativo nuevo para el sexo vaginal. Es importante que tengas en cuenta que tus manos también deben estar limpias. Si uno de los miembros de la pareja toca el pene tras la penetración anal y después se masturban entre sí, se producirá igualmente contaminación bacterial aunque laves el pene o uses preservativo.

    Por si tienes alguna duda sobre sexo anal, te recomendamos leer Relaciones anales: Consejos y mejores posturas

    Felación tras penetración anal

    Como imaginarás sucede lo mismo con esta práctica sexual. Si por ejemplo, en una pareja heterosexual se lleva a cabo sexo anal y luego la mujer desea practicar una felación al hombre, sin precauciones debidas puede ser un foco de infección gastrointestinal para la mujer, como poco. Recuerda que las bacterias que se alojan en las heces pueden ser verdaderamente peligrosas para la salud humana.

    Si vuestro deseo es jugar sexualmente con penetración anal y felación, tenéis varias opciones. La primera es cambiar el orden del juego, primero la felación y por último la penetración anal. Lavarse muy bien el pene con un jabón neutro sería la segunda opción, y el uso de preservativos nuevos para cada uno de los juegos, la tercera.

    Por cierto, cualquier tipo de sexo anal debe llevar unas medidas de higiene previas y posteriores. Te recomendamos leer: Beso negro: Qué es, cómo hacerlo y recomendaciones

    El beso blanco

    El beso blanco también puede ser una práctica sexual peligrosa si no se toman las medidas adecuadas. Transmitir el semen de boca a boca, ya sea en parejas heterosexuales u homosexuales no evita el contagio algunas enfermedades de transmisión sexual, como la sífilis o el SIDA. Si quieres más información sobre los riesgos del beso blanco, te recomendamos Beso blanco: Qué es y peligros de hacerlo.

    Tener sexo con desconocidos

    Para muchas personas tener sexo con desconocidos puede ser una experiencia excitante, no sólo para las personas solteras, sino que muchas parejan buscan hacer tríos u orgías con personas desconocidas para divertirse sexualemente. Sin embargo, el sentido común puede darnos las alertas que esto supone un riesgo que puede llegar a ser un verdadero peligro.

    En primer lugar está tu seguridad. No sabes con qué clase de persona puedes encontrarte cuando practicas sexo con un desconocido. No te tiene por qué pasar nada malo, pero si es una práctica sexual común en tu vida, no está de más que acudas a unas clases de defensa personal.

    Además, no sabes si la persona con la que estás teniendo sexo tiene algún tipo de enfermedad de transmisión sexual que se contagie a través de la saliva y los fluidos sexuales. Por ello, es de suma importancia que siempre practiques sexo seguro con preservativo para evitar contraer alguna enfermedad. Recuerda que si la sesión sexual es demasiado larga o vas a practicar varias posturas o varios tipos de penetraciones, es bueno cambiar de preservativo. También es importante que evites los besos que supongan intercambio de saliva.

    De todas formas es importante que seas consciente de que aunque uses preservativo el riesgo continúa, pues siempre hay un pequeño porcentaje de posibilidad de que se rompa. Una de las razones más comunes de rotura es la mala posición del preservativo, así que lo ideal es que tú misma te cerciores de ponerlo correctamente.

    También te recomendamos que acudas a hacerte pruebas de enfermedades de transmisión sexual cada año, tanto si tienes relaciones con desconocidos como con tu pareja, ya que es importante ser responsable con la salud sexual de una misma.

    Cualquier juego sexual que sientas que te pone en peligro

    Si tu pareja sexual te ofrece practicar algún juego sexual que no sientes que respeta tu integridad o con el que simplemente no te sientes cómoda, no lo hagas. El sexo debe ser una práctica satisfactoria y no un riesgo para tu mente y cuerpo.

    El respeto debe ser la base de cualquier relación sexual, por ello si sientes que una práctica sexual puede invadir tus límites, tu integridad, tu espacio físico o psicológico, no te parece segura, sientes que puede hacerte daño, que no la vas a disfrutar o simplemente no te apetece, es importante que lo expreses en el momento y que pares o no la lleves a cabo. Tu pareja debe respetarlo al igual que tú lo harías con los deseos de tu pareja.

    También te puede interesar: Riesgos de hacer un trío con una mujer y Juguetes sexuales: Errores comunes y riesgos

    Viajes y vacaciones