Navidad 2016

Las mejores posturas si tu chico tiene el miembro pequeño

Las mejores posturas si tu chico tiene el miembro pequeño

Aunque tu chico no sea un súper dotado, existen una serie de posturas que pueden hacer que el tamaño no importe.

    Estas posturas son ideales para conseguir unas relaciones sexuales realmente satisfactorias cuando el pene de tu chico tiene un tamaño reducido. Toma buena nota porque te encantarán.

    Se considera que un pene es pequeño cuando no sobrepasa los 12 cm estando erecto. Por lo que aquel que llegue a los 15 cm en esta posición se considerará de tipo grande. El grado de satisfacción en las relaciones sexuales no depende del tamaño, esto es un falso mito, la vagina de la mujer tiene la particularidad de que puede adaptar su forma al tamaño del pene ya que es muy flexible.
    Sin embargo, existen ciertas posturas que pueden no ser las más adecuadas para las longitudes más reducidas. La buena noticia es que hay posiciones para todos los gustos y algunas más que indicadas para los miembros de tamaño reducido. Estas son algunas de las mejores:

    Túmbate de lado y encoge la pierna que tengas arriba. Sujétala con la mano debajo de la rodilla. El chico deberá ponerse en una posición similar a la del clásico misionero. De esta forma, las paredes de la vagina se estrechan y la penetración puede llegar a ser mucho más profunda.

    ¿Sabes cuál la postura de la amazona o la vaquera? Es aquella en la que te sientas a horcajadas sobre el hombre y eres tú la que controla la profundidad y el ritmo. Bien, prueba esta misma postura pero colocándote de espaldas a él. Así, además podrás masajear tu clítoris mientras controlas cada uno de tus movimientos.

    Muy adecuada también para estimular el Punto G. Túmbate boca arriba y sube las piernas.

    El chico deberá ponerse de rodillas frente a ti y sujetarte los tobillos con sus manos. En esta postura la vagina se encuentra algo inclinada y las piernas pueden ir cambiando de posición para que las sensaciones varíen con cada movimiento.

    Túmbate boca abajo. Mientras dejas una de tus piernas estiradas, dobla la otra y coloca la rodilla mirando al exterior de forma que tu tripa no toque la cama. Ayúdate apoyando también los antebrazos sobre el colchón. Tu chico podrá ponerse sobre ti y penetrarte desde atrás poniendo todo el peso sus brazos. Las sensaciones será muy placenteras para ambos.

    Se trata de una posición en la que ambos deberéis estar de pie. La mujer tiene que subir una de sus piernas mientras que el hombre se la sujeta. Una de las piernas de él debe estar entre las tuyas. Si los dos sois de una altura similar funcionará a la perfección. Eso sí, quizá te canses de tener la pierna estirada. Prueba a apoyar tu pie sobe una silla, la cama o algún mueble.

    561

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares