Lubricantes femeninos: Cómo usarlos según la edad

Existen gran variedad de lubricantes femeninos en el mercado. Te enseñamos a elegirlo según la edad.

por , il

    Lubricantes femeninos: Cómo usarlos según la edad

    Cada etapa de las mujeres requiere necesidades sexuales y físicas diferentes y, por tanto, elegir el lubricante adecuado para cada momento. Hoy te explicamos qué tipos de usos le puedes dar a los lubricantes femeninos según la edad y cómo elegirlos.

    Cuando escuchamos la palabra ‘lubricante’, lo primero que pensamos es en sexo, y generalmente en sexo en pareja. Por un lado parece lógico ¿para qué otra cosa sirve un lubricante? Y en principio sí, para el sexo, pero no sólo en pareja, sino también para la auto masturbación. Sin embargo, existen también lubricantes pensados para la resequedad vaginal, que las mujeres usan en sus relaciones sexuales en determinadas etapas de su vida, como en el embarazo o durante la menopausia. A continuación, revisamos las diferentes etapas de la vida de las mujeres y cómo pueden ayudarte los lubricantes en cada una.

    Lubricantes en las primeras relaciones sexuales de la juventud

    lubricantes durante la juventud

    Cuando las mujeres tienen sus primeras relaciones sexuales, los nervios y la falta de experiencia pueden hacer que necesiten un poco de ayuda extra para una buena lubricación. En este sentido, los lubricantes femeninos son la mejor opción para mantener relaciones sexuales satisfactorias sin dolor durante el coito.

    Lo recomendable en esta etapa es usar siempre preservativo, por lo que es importante usar lubricantes acuosos o con base de agua, los únicos en el mercado que no dañan ni corroen el látex de los preservativos.

    Lubricantes femeninos en los juegos sexuales

    lubricantes durante los juegos sexuales

    Está claro que los lubricantes lúdicos usados como acompañamiento de la diversión sexual son indicados para utilizarse a cualquier edad. A diferencia de los lubricantes funcionales, que son utilizados exclusivamente para la sequedad, los lubricantes lúdicos están indicados para ser utilizados con juguetes sexuales o pueden contener sabores o ingredientes que aumentan la excitación sexual.

    Nuestra recomendación es que si los vas a usar en relaciones sexuales con preservativo, elijas uno de base acuosa para que no lo dañe durante el juego sexual. Además, es importante que elijas un lubricante lúdico adecuado a tu tipo de piel y necesidades. Por ejemplo, si sueles tener problemas de resequedad, puedes preferir un lubricante isosmolar a un hiperosmolar, ya que los primeros contienen mayor concentración de sales y otros ingredientes que las células, por lo que no producen sequedad tras su utilización, algo que sí ocurre con los segundos.

    Uso de lubricantes durante el embarazo

    lubricantes durante el embarazo y lactancia

    Muchas mujeres disfrutan de un aumento del flujo vaginal durante el embarazo, sin embargo, difiere de cada mujer, así que hay muchas otras que sufren resequedad vaginal durante los nueve meses de gestación e incluso durante la lactancia. Para favorecer relaciones sexuales satisfactorias y evitar daños producidos por la fricción sin lubricación natural, los sexólogos recomiendan el uso de lubricantes femeninos, aunque es importante saber elegir el más adecuado.

    Los lubricantes más recomendados para mujeres embarazadas son los de base acuosa y orgánicos, ya que tienen menos riesgo de irritación o infección posterior, aunque deben ser aplicados cada menos tiempo.

    Además, no se deben utilizar durante el embarazo lubricantes femeninos con glicerina, fragancias o parabenos, ya que pueden aumentar el riesgo de infecciones vaginales. Tampoco son recomendables los lubricantes con sabores ya que contienen azúcar y aumentan el riesgo de infecciones vaginales por hongos, ni los lubricantes que cuenten con ingredientes desestabilizadores o que produzcan sensaciones de calor o frío. Por último, los lubricantes con bases de silicona, petróleo y/o aceites no deben ser utilizados durante el embarazo, ya que suelen afectar el ph de la pared vaginal y favorecer el riesgo de infecciones.

    No existe ningún riesgo de que el lubricante llegue al bebé, ya que en esta etapa el cuello del útero se mantiene totalmente cerrado para impedir que ninguna sustancia entre, sin embargo, si sientes inseguridad sobre el uso de lubricantes durante tu embarazo, lo mejor es que consultes con tu especialista en ginecología para que te quedes tranquila.

    Infecciones vaginales y el uso de lubricantes

    uso de lubricantes con infecciones vaginales

    La mayoría de las mujeres sufren alguna infección vaginal en algún momento de sus vidas, que pueden deberse a una inadecuada alimentación como el consumo excesivo de levaduras y azúcares, a malos hábitos en el cuidado vaginal o a falta de higiene (por ejemplo en los baños públicos). El uso de lubricantes vaginales no es recomendado en el caso de infecciones vaginales, ya que pueden contribuir a extenderla. Lo ideal es que acudas inmediatamente a tu médico o ginecóloga en caso de contraer una infección vaginal y dejes a un lado el uso de lubricantes hasta que esta haya desaparecido.

    Lubricantes para quedarse embarazada

    lubricantes para quedarse embarazada

    La mayoría de los lubricantes femeninos del mercado pueden dañar los espermatozoides, por lo que no es recomendable utilizarlos si estás buscando quedarte embarazada. Existen algunas marcas de lubricantes aptas para esta etapa de la vida de las mujeres, aunque son difíciles de encontrar. Acude a tu farmacia más cercana y pregunta si cuentan con un lubricante adecuado para fecundar.

    Además, en estos casos, la opción de los lubricantes femeninos naturales puede ser una gran alternativa, aunque todavía hay alguna controversia acerca del uso de este tipo de lubricantes. En general, el lubricante natural más extendido y mejor aceptado es el aceite de coco orgánico, ya que además de lubricar es antifúngico, es decir, previene la aparición de hongos e infecciones vaginales.

    Lubricantes durante la menopausia

    lubricantes femeninos durante la menopausia

    La sequedad vaginal puede darse en diferentes etapas de la vida de las mujeres, como el embarazo, la lactancia, en épocas de desestabilización hormonal o de mucho estrés… Sin embargo, es una consecuencia inevitable durante la etapa de la menopausia debido a la disminución de estrógenos en nuestro cuerpo.

    Muchas mujeres usan lubricantes vaginales o femeninos durante esta etapa, pero en ocasiones de forma errónea, ya que los usan como forma de combatir la resequedad durante momentos diferentes a las relaciones sexuales. En el caso de las mujeres menopáusicas los lubricantes funcionales (los que sirven únicamente para la resequedad) son recomendados para aliviar la resequedad y el dolor durante el coito, pero no deben usarse como alivio constante.

    Es decir, lo ideal es usar un lubricante durante las relaciones sexuales y una crema vaginal hidratante el resto del tiempo, que te ayude a mantener una buena salud vaginal y disminuir la sequedad. El uso de estrógenos vaginales también puede ayudarte a mantener un buen ph vaginal.

    Además, durante la menopausia se recomienda usar un lubricante vaginal con base acuosa o de silicona y evites lo más posible los lubricantes con bases aceitosas.

    Una última sugerencia para las mujeres de todas las edades es comprar el lubricante femenino en una farmacia preferiblemente que en una tienda sexual, ya que así pueden asegurarse de la calidad del lubricante y pueden informarse adecuadamente de sus componentes y su uso.