Mi novio es un egoísta ¿Cómo reaccionar?

Si tu pareja solamente piensa en él y tú has pasado a un segundo plano en su vida, es hora de reaccionar y de cambiar su actitud antes de que sea tarde.

por , il

    Mi novio es un egoísta ¿Cómo reaccionar?

    Durante los primeros meses de una relación, cuando te encuentras en el punto más alto de la etapa de enamoramiento, tu chico parece salido de un cuento de hadas; es detallista, cariñoso… es decir, lo tiene todo. Pero cuando pasa el tiempo, es posible que cada uno se enfoque mucho más en sí mismo y de repente te das cuenta de que el hombre con el que compartes tu vida se ha vuelto un completo egoísta que sólo piensa en él y tú has pasado a un segundo plano. ¿Puede funcionar vuestra relación? Te damos las claves para que lo averigües.

    Después de un tiempo compartiendo tu vida con tu pareja, de pronto la cosa ya no es como era antes. Cuando estáis en casa solamente veis en la televisión sus programas favoritos, cuando prepara algo de picar no te pregunta si te apetece, o cosas por el estilo. En definitiva, te has dado cuenta de que es un verdadero egoísta. Y eso, no te hace feliz.

    ¿Es posible que cambie de actitud si se da cuenta de ello? ¿Vuestra relación tiene algún futuro? Lo primero que debes saber es si realmente es un egoísta, o por el contrario, son sensaciones tuyas movidas por la falta de autoconfianza. ¡Toma nota!

    Características de un novio egoísta

    • Tu chico sólo piensa en él, en sus necesidades, en su futuro y no tiene en cuenta tu opinión o lo que a ti se te pasa por la cabeza. Cuidado, porque además esto puede ser un indicativo de micromachismos en tu pareja
    • Solamente habla de sí mismo y nunca te pregunta cómo estás, o si tienes algún problema.
    • Hace planes en pareja sin consultarte antes si te apetece.
    • Sólo da algo de sí mismo cuando sabe que va a recibir otra cosa a cambio.
    • Siempre responde con un ‘no’ rotundo cada vez que le propones algún plan.
    • Hace planes con sus amigos o sale y entra cuando le apetece, pero no le parece bien que tú lo hagas, apareciendo en escena los celos sin motivo alguno.

    Si has imaginado a tu chico en varias de estas actitudes, sin duda estamos hablando de un egoísta en toda regla, por lo que debemos reaccionar, pues su egoísmo puede estar vinculado a una actitud machista que no permitirá que avancéis hacia una relación feliz. Si necesitas más información, lee La desigualdad de género: Cómo se manifiesta en las relaciones.

    Consejos para que cambie de actitud

    • Cuando demuestre su lado egoísta, no te enfades y ofrécele ser más empático, para que vea las cosas desde tu punto de vista, poniéndole en tu lugar de vez en cuando. Este ejercicio es importante para que entienda que está teniendo una actitud egoísta.
    • Demuéstrale con muchas más ganas de lo habitual que te preocupas por él y piensas en lo que quiere para que vuestra relación funcione, como con algún tipo de regalo de pareja. Es una buena estrategia para que inconscientemente se dé cuenta de que últimamente no ha sido muy detallista.
    • Si ves que su comportamiento es inadecuado y te afecta negativamente, podéis visitar un psicólogo para comenzar a trabajar en su actitud egoísta dentro de vuestra relación. Puede que con una tercera opinión empiece a comprender que vuestra relación no funcionará si no hay solidaridad mutua.
    • Habla con él y exprésale tus sentimientos de forma calmada. Es importante que si de verdad su egoísmo está afectando vuestra relación, se lo hagas saber y podáis llegar a acuerdos en el que ambas partes se sientan satisfechas.

    Es natural que agotes todos los recursos antes de llegar a una ruptura, siempre y cuando éstos no supongan procesos discriminatorios hacia tu persona. Pero si definitivamente no sientes que estás en sus prioridades de vida, es posible que necesites un espacio o te plantees dejarlo. Recuera que todas las partes de una relación sana deben ser felices, tú también.

    También te puede interesar: Etapas del desamor: Características y consejos para superarlas y Peleas de pareja: Razones más frecuentes