Mis padres no aceptan a mi pareja: Cómo reaccionar

Los padres pueden llegar a ser un verdadero obstáculo para que una relación funcione. Por eso es importante saber cómo reaccionar si tus padres no aceptan a tu pareja.

por , il

    Mis padres no aceptan a mi pareja: Cómo reaccionar

    Seguro que recuerdas la comedia “La madre del novio” (Monster in Law), donde Viola Fields, una madre aprehensiva (Jane Fonda) le hace la vida imposible a la novia de su hijo, Charlie (Jenifer López). Tal vez no siempre los padres reaccionen de manera despiadadamente cómica, pero el hecho de que los padres no acepten a las parejas de sus hijos puede desembocar en problemas de pareja y familiares, que suponen un desgaste emocional para todos los implicados. Hoy te damos algunos consejos para saber cómo reaccionar si tus padres no aceptan a tu pareja. ¡Toma nota!

    1. Identifica por qué no les gusta tu pareja

    Los casos en que a los padres no les gusta la pareja de su hija o hijo pueden ser infinitos. Es decir, hay millones de razones por las que a tus padres no les puede gustar tu pareja, unas más válidas que otras. Pregúntales qué les sucede y cuáles son las razones por las que no lo aceptan.

    Si existen razones de peso como la forma en que te trata o el tipo de persona que demuestra ser, tal vez debas escuchar a tus padres. Si ellos han identificado algún tipo de maltrato hacia tí, de nada te servirá cerrar tu mente y no querer ver tu realidad de pareja. Puede ser que incluso ellos puedan ayudarte a salir de esa relación tóxica.

    Por otro lado, hay también muchos casos en que el disgusto de los padres hacia la pareja no tiene razones lógicas y su comportamiento es incomprensible. Una relación tóxica familiar se identifica en los casos donde los padres son demasiado sobreprotectores y los hijos mantienen una relación de dependencia emocional demasiado afianzada. En estos casos, los padres suelen utilizar el chantaje emocional o hacer pensar a sus hijos que su felicidad depende de su comportamiento y de sus relaciones sociales y amorosas. Si has notado que tus padres han sido obsesivos con tus parejas anteriores, tu pareja es maravillosa y no entiendes por qué a ellos no les gusta, es importante que reconozcas que te encuentras en una relación familiar tóxica y que el primer paso para salir de esto es poner límites saludables a la relación con tus padres.

    2. No te dejes llevar por la ira

    Es comprensible que si tus padres demuestran una actitud totalmente inaccesible hacia tu pareja, tú te puedas enojar y tener una discusión con ellos, pero eso sólo contribuirá a que no podáis llegar a un entendimiento común.

    Para los padres, el momento en que sus hijos encuentran una pareja estable es un momento difícil, porque ellos ya tienen experiencia en relaciones amorosas y saben lo complicadas que son. Además, ver cómo sus hijos crecen no siempre es fácil, por lo que es natural que siempre quieran “lo mejor para sus hijos”. Saben que en algún momento los dejarán volar y quieren que lo hagan con seguridad. Uno de los aspectos con los que los padres se quedan tranquilos es cuando ven madurez en sus hijos. Si en el momento del enfrentamiento te comportas con ira, gritos y de forma inmadura, es difícil que puedas convencer a tus padres de que tienes la suficiente madurez para elegir bien la persona con las que quieres compartir tu vida.

    3. Sé sincera con tus padres

    Precisamente uno de los símbolos de la madurez es la sinceridad. No ocultes tu relación ni mientas acerca de tus salidas con tu pareja sólo porque no la aceptan. No juegues a evitar problemas porque una vez que lo descubran el problema se hará mucho más gigante.

    4. Conversa con tus padres

    Lo ideal es que planifiques una estrategia de comunicación, donde puedas iniciar un diálogo con ellos sereno y sin dramatismos. Pregúntale por sus motivos por los que no están convencidos con la relación, pueden ser más comprensibles de los que tú imaginas. Tal vez simplemente no le conozcan y por ello sienten miedo, o quizás solo es un problema de celos o sobreprotección. Háblales de tu relación, de cómo te llevas con tu pareja, de lo feliz que te hace sentir. Eso les tranquilizará.

    Además, podéis llegar a acuerdos y negociaciones, donde ellos se sientan más tranquilos. Por ejemplo, tal vez no les guste que lo veas diariamente porque no has terminado tus estudios. Podéis proponer algunas alternativas de negociación donde ambas partes estén satisfechas.

    5. Preséntales a tu pareja

    Si mantienen rechazo y ni siquiera han conocido a tu pareja, tal vez la mejor estrategia sea presentársela y mostrarles por qué es una persona especial para ti. Permite que conozcan a tu pareja y se relacionen con ella en un entorno neutro, como un restaurante, en una salida a la naturaleza, etc. La idea es sacar de su zona de confort a tus padres, y no permitirles que puedan ejercer el poder que usarían en su casa. Es importante que tu pareja también acuda a la cita en una predisposición positiva, asertiva y humilde.

    6. Acerca a tu novio a otros miembros de la familia

    Si tus padres siguen sin aceptar a tu pareja, puedes tratar de que conozca a otros miembros de la familia. Tus hermanos, tíos, primos, abuelos… pueden ser una buena influencia positiva para hacer cambiar de opinión a tus padres.

    7. Escucha a tus padres

    Aunque es obvio que tienes libertad de elegir la pareja que deseas y que la última decisión la tomas tú, no está de más actuar con asertividad, en modo de escucha para que tus padres sientan que son parte importante de tu vida. Después, puedes explicarles con tranquilidad las razones por las que has elegido esta pareja.

    8. Ten paciencia

    Si lo has intentado todo y nada funciona, sólo te queda la paciencia. Actuar con serenidad y tranquilidad serán tus mejores armas para que el problema no se convierta en un gran conflicto familiar y de pareja. Simplemente espera que el tiempo ponga todo en su lugar. Con el tiempo entenderán que tienen que aceptar a la persona con la que has elegido estar. La autoconfianza es importante en estos momentos y también los límites serenos. Recuerda que tú sabes dónde está tu felicididad y el hecho de que tus padres lo acepten es más un problema suyo que tuyo. Mientras tu pareja suponga bienestar en tu vida, tus padres acabarán aceptándola como parte de la familia, sólo ten un poquito de paciencia.

    También te puede interesar: Conocer a los suegros: Cómo dar una buena primera impresión y Empezar a convivir: Cosas que hacer antes de vivir en pareja

    Viajes y vacaciones