Orgasmo débil: Qué es y cómo evitarlo

El orgasmo débil es un tipo de orgasmo bastante común en las mujeres. Si quieres conocer porqué sucede y cómo puedes evitarlo, no te pierdas el artículo.

por , il

    Orgasmo débil: Qué es y cómo evitarlo

    El orgasmo débil es un tipo de orgasmo rápido y de baja intensidad que suele darse de forma frecuente en las mujeres. Este tipo de clímax sucede por una serie de determinados acontecimientos que vivimos durante la relación sexual y puede evitarse conociendo las claves que propician estos acontecimientos. A continuación te descubrimos las claves para dejar de tener orgasmos débiles.

    ¿Por qué aparece un orgasmo débil?

    El orgasmo débil no depende de ninguna causa física. Es decir no es algo que suframos por genética o que no podamos erradicar.

    Este tipo de orgasmo tiene su origen en factores psicológicos. Sucede cuando no tenemos un control de nuestra intensidad de placer. Esto quiere decir que la única causa del orgasmo débil somos nosotras mismas.

    El control sobre la regulación de la intensidad de placer sexual, se adquiere a través de la masturbación habitual. De esta manera, la mujer aprende a conocer su cuerpo y a saber cómo controlar el orgasmo. El hecho de practicar en soledad es algo muy necesario si queremos tener orgasmos duraderos e intensos.

    ¿Cómo evitar la aparición de este tipo de orgasmos?

    Lo mejor para evitar la aparición de este tipo de orgasmos es agudizar en la práctica de la masturbación. Intenta controlar el ritmo del placer parando y continuando un par de veces. Intentar retener el placer también es muy bueno para aprender a controlar su llegada. Piensa que, cada vez que haces eso adquieres un control total sobre tu cuerpo que puedes entrenar para hacer que tus relaciones sexuales sean mucho más placenteras.

    Otro punto interesante si quieres evitar la aparición de estos orgasmos de baja intensidad es utilizar juguetes sexuales. Existen una serie de vibradores, con accesorio para estimular el clítoris que pueden ayudarte a tener masturbaciones más placenteras y por lo tanto, mayores oportunidades para practicar en el control de los orgasmos.

    Cuestión de intenciones

    El orgasmo débil es desencadenado por la falta de práctica sobre el control de tu propio cuerpo y por el miedo. Estos factores psicológicos pueden ser difíciles de controlar, pero es necesario aprender a evitarlos si queremos tener unas relaciones sexuales placenteras. Nunca pienses en que no vas a poder llegar al orgasmo o que vas a tener un orgasmo débil durante tus relaciones sexuales, porque entonces es seguro que aparecerá. Así que, ya sabes lo más importante es no sugestionarse y practicar mucho con una misma.

    Viajes y vacaciones