Orgasmo femenino y masculino: ¿Sentimos lo mismo?

La duración, la intensidad y los estímulos son algunas diferencias en los orgasmos de hombres y mujeres

por , il

    Orgasmo femenino y masculino: ¿Sentimos lo mismo?

    Podemos definir el orgasmo como el punto culminante o de mayor satisfacción que se produce durante la excitación sexual y que se centra en las zonas erógenas; pero, ¿sienten lo mismo ellos que ellas? ¿Dura lo mismo para ambos? Si quieres saber las respuestas a estas y otras incógnitas, presta a atención, porque en EllaHoy te vamos a contar todo sobre el Orgasmo femenino y masculino: ¿Sentimos lo mismo? No te lo pierdas que es de lo más interesante para ti y tu pareja.

    El orgasmo

    El orgasmo, el clímax de la relación sexual, esos instantes de placer en los que te dejas llevar y te olvidas de todo, esa explosión que te hace perder la cabeza. La descarga repentina de la tensión sexual acumulada, nos da momentos únicos de placer; únicos y exclusivos, porque no son los mismos para ellos que para ellas. Hombres y mujeres sienten placer pero de forma y de intensidad diferente. A continuación te lo detallamos.

    El orgasmo masculino

    Primero de todo, tienes que saber que cada persona es diferente y siente el placer a su manera. Pero sí que podemos definir una serie de características comunes a todos los hombres. Cuando ellos llegan al orgasmo, pueden sentir esos segundos de placer de forma lineal y continua; de forma intermitente, en la que el placer va a y viene; de forma extrema, en la que un temblor recorre todo el cuerpo; o de forma estática, en la que te quedas rígído y tus piernas no parecen ser tuyas por unos instantes. Los hombres suelen tardar menos en alcanzar el orgasmo que las mujeres y por lo general, dura menos segundos que el de ellas. El orgasmo masculino, según un reciente estudio, dura unos 8 segundos, mientras que el de ellas puede llagar a durar hasta 15 segundos, todo un privilegio.

    El orgasmo de ellos es comúnmente definido como una explosión o “calambrazo” de placer, como un escalofrío que te recorre de pies a cabeza; el clímax es precedido de unas contracciones que varían entre 4 y 10 en intervalos de 8 décimas de segundos. Una oleada de sensaciones difícil de describir. Después de tener un orgasmo, los hombres entran en un periodo conocido como “estado refractario”, es decir, un breve reposo necesario en la mayoría de los casos antes de volver a intimar con la pareja.

    Orgasmo femenino

    El orgasmo en las mujeres se inicia con contracciones a intervalos de 0,9 segundos y su número varía según cada mujer, después hay unos momentos en los que la intensidad va disminuyendo de duración y de frecuencia, para después llegar a aumentar exponencialmente hasta alcanzar el orgasmo. En el caso de ellas, la imaginación está totalmente ligada al placer, podríamos decir que el éxtasis de las damas es 50% físico y 50% mental. Algo que seguramente ya sabías. Tardan el alcanzar el orgasmo, por lo general, bastante más que los hombres, pero si se estimula adecuadamente la zona erógena después de tener un orgasmo, se puede llegar a tener más, interesante ¿verdad?

    ​El orgasmo es, principalmente, un reflejo ante la excitación sexual, y como tal tiene un componente sensorial y otro motor. Las mujeres después de tener un orgasmo, experimentan un placer profundo y prolongado en el tiempo durante la conocida como etapa de resolución; es por ello que a los hombres les suele entrar sueño más rápidamente que a las mujeres después de haber tenido relaciones íntimas.

    La mayoría de las mujeres, siempre hay alguna excepción, alcanzan el orgasmo ante una combinación de sensaciones vaginales y clitorídeas. Algo que muchos autores respaldan con sus investigaciones, el desencadenante del orgasmo femenino es probablemente la estimulación del clítoris.

    ¿Qué tienen en común el orgasmo masculino y el femenino?

    No todo son diferencias, hay cosas que ambos sexos sienten durante las relaciones íntimas. Tanto hombres como mujeres liberan oxitocina durante el orgasmo, una hormona que hace que las contracciones sexuales sean más acentuadas. El calor, la presión y las cosquillas son algunas de las sensaciones experimentadas por ellos y por ellas.

    Las fases de ambos sexos son semejantes: la excitación, la meseta, el orgasmo y la resolución. Las diferencias radican, más allá de las físicas, en la forma de estimulación, en la duración y en la intensidad.

    Seguro que después de haber leído estas líneas, entiendes algo mejor las diferencias y semejanzas que existen el orgasmo masculino y en el femenino.

    También te puede interesar: 10 pequeños cambios que mejorarán tus relaciones íntimas y 10 cosas que los hombres odian del sexo oral