Posturas sexuales para parejas cansadas o con pereza

Existen maneras de practicar sexo sin importar tu condición física, te las mostramos.

por , il

    Posturas sexuales para parejas cansadas o con pereza

    Si no estás acostumbrado al deporte, tienes incluso algún problema físico asociado a la espalda o extremidades, o tal vez tu chico tenga el miembro demasiado grande, quizá lo más adecuado no sea una sesión de sexo salvaje. Existen una serie de posturas sexuales que exigen un menor rendimiento deportivo y que en caso de no poder realizar esfuerzos o simplemente no querer hacerlos por cansancio o pereza vienen estupendamente. Si quieres conocer cuáles son, te descubrimos las posturas sexuales para parejas cansadas o con pereza, no te pierdas el artículo.

    Mucho placer, mínimo esfuerzo

    Aunque no tengáis mucho fondo con estas posturas podréis sacarle un gran partido al sexo y disfrutarlo tanto como queráis:

    Misionero clásico

    Esta postura que se ha consolidado como referencia del sexo es bastante relajada para ambos ya que en ningún momento incluye esfuerzo o tensión en piernas y brazos que son los principales apoyos físicos de otras posturas. Si quieres disfrutar sin sufrir luxaciones o tirones en algún tendón bastante comunes en otras posturas, sin lugar a dudas esta es la mejor opción.

    Sentados

    Si organizáis de un modo correcto esta postura también es bastante relajada y exenta de accidentes musculares, el truco está en que la chica deje caer todo su peso encima del chico y que este apoye su espalda contra una superficie plana de modo que, no tenga que hacer una fuerza excesiva durante la penetración. Además de ser cómo es bastante placentera para la mujer, porque debido a la ergonomía durante la práctica de esta posición se estimula el clítoris, siendo una de las mejores posturas para ellas.

    Lateral

    Otra de las posturas que se pueden llevar a cabo sin mucho esfuerzo es la postura lateral, esta posición en la que los dos permanecen tumbados mientras la chica da la espalda al chico a modo cucharita para que la penetración se produzca desde atrás hacia adelante pero en posición ladeada. No requiere una fuerza o forma física buena, de hecho no se ejercita prácticamente ningún músculo ya que durante la ejecución ambos permanecen tumbados.

    Trasera alzada

    Aunque de todas las posturas nombradas es la que más esfuerzo requiere, la realidad es que tampoco es un esfuerzo físico reseñable. Consiste en posicionarse de pie en la clásica posición de penetración trasera (el chico detrás de la chica y ésta con su cuerpo ligeramente inclinado). Para el chico sólo supone un leve ejercicio de glúteos y cuádriceps, mientras que para la chica todavía el esfuerzo es menor, ya que si se apoya con las manos en alguna superficie plana el ejercicio que realiza es nulo.

    Solo beneficios

    Independientemente de la postura que elijáis lo más importante de todo es que la práctica sea habitual, el sexo proporciona múltiples beneficios para la salud física y mental de hombres y mujeres. Por lo tanto, que la forma física o los problemas musculares no sean un impedimento para disfrutar y ganar en salud incluso si estás embarazada.

    Descubre también todas las posturas sexuales del mundo en este artículo.