Problemas de pareja: Qué pasa cuando vamos a dormir enfadados

Las discusiones de pareja son algo que siempre deberías solucionar antes de ir a la cama. ¿Quieres saber por qué? Te descubrimos las razones.

por , il

    Problemas de pareja: Qué pasa cuando vamos a dormir enfadados

    Durante la convivencia, suelen aparecer problemas de pareja en casi todas las relaciones por distintos motivos: realizar las tareas de casa, bajar al perro, sexo, dinero y un largo etcétera innumerable. Que ocurran este tipo de roces puede llegar incluso a ser algo normal, el verdadero problema surge cuando nos vamos a dormir enfadados. Esto puede alargar los problemas y crear otros a largo plazo, que de haber sido resuelta la situación inicial no se desarrollaría.

    Problemas de acostarse enfadados

    Es una situación a tomar muy en serio si se convierte en algo habitual, porque ir a la cama enfadados puede hipotecar hasta la mejor de las relaciones, por motivos como estos:

    Irascibilidad

    El principal problema de llevarnos los problemas a la cama es que nuestro estado de ánimo no es un botón mágico que pueda cambiar de posición de forma automática. Si a la hora de dormir estamos disgustados o incluso decepcionados con nuestra pareja, nuestro subconsciente creará una imagen de infelicidad asociada a su imagen, siendo esta recurrente. Esta asociación negativa de la persona queda asimilada de forma automática y provoca que en situaciones similares a la que causó el problema, se presupongan respuestas predeterminadas en nuestro chico sin tener que ser reales. Siempre vamos a pensar por defecto que va a reaccionar de igual manera que la vez que nos molestó, aunque se esté esforzando por no hacerlo.

    Pérdida de apetito sexual

    Los momentos del día en los que el deseo sexual aumenta son, generalmente, los relacionados con la cama (al despertarse o al irse a dormir). El acostarnos peleados con nuestra pareja no favorece para nada una rutina sexual sana, ya que las mujeres tienen vinculado el estado de ánimo a la sexualidad, es decir no funcionan de forma únicamente física. Para disfrutar del sexo tienen primero que, estar contentas y tener un buen clima con su pareja sexual. Es por esto mismo que si sueles acostarte cabreada con tu chico, no tendrás ganas de mantener relaciones con él y esto puede parecer algo insignificante cuando hablamos de alguna vez puntual, pero si se convierte en una rutina puede incluso llegar a destruir la relación ya que, el sexo en cualquier pareja, es básico para su existencia y recuperar el deseo sexual es fundamental.

    Descanso incompleto

    Existen personas capaces de aparcar las preocupaciones a la hora de dormir, otras a las que les cuesta más olvidar las preocupaciones y hay remedios naturales para ello. Pero por normal general a las mujeres les es mucho más difícil no pensar en aquello que les ha hecho daño durante el día, una vez que se encuentran en la paz de la cama. Es precisamente por este motivo por lo que es estrictamente necesario solucionar los problemas con tu pareja para poder conciliar el sueño de forma fácil, lo que por otra parte nos permitirá también tener un descanso adecuado y por lo tanto, una piel suave y un estado de ánimo bueno durante el día siguiente.

    Comunicarte es clave

    Independientemente del motivo por el cual os hayáis peleado, es muy importante la comunicación en cualquier pareja, ya que no sólo puede derivar en estos problemas relacionados con el acto del dormir y las rutinas a la hora de acostarse, sino que ninguna pareja que apueste por el largo plazo puede conseguirlo sin hablar los temas en los que aparecen desavenencias. Y tranquila, que cualquier problema de comunicación tiene solución.